Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

lunes, 22 de abril de 2013

14ª de abono en Sevilla: Miura señala el triunfo a Escribano

Era una tarde muy esperada por lo que significada ver lidiar una corrida de toros, como la Miura, en las manos de una figura del toreo, y con un entorno, como la Real Maestranza de Sevilla, y tras la cornada del pasado viernes de Julián López "El Juli", la sustitución por el sevillano Manuel Escribano  parecía que el público no iba a responder de forma tan masificada en la última de abono. Pues no parece que dicha modificación del cartel haya "estropeado" los planes de la gente que ha asistido y que han aforado en casi su totalidad la plaza de Sevilla.
Se ha lidiado una gran corrida de toros del hierro legendario de Miura, correcta de presentación, con toros muy bien hechos, con tres toros bravos y nobles (2º y 3ª y 6ª, que fue de vuelta al ruedo), y que han tenido una gran pelea en varas. Hoy hemos disfrutado de una interesante corrida de toros.
Muy digno y con oficio ha estado Rafaelillo; Javier Castaño bordó el toreo poderoso y firme con el segundo de la tarde y Manuel Escribano sorprendió por su valor y quietud ante estos toros.
El murciano Rafaelillo saludó de forma efectiva de capote al primero de su lote. Un cárdeno que se dejo pelear en el caballo, y que apretó en el tercio de banderillas. En la muleta fue noble, pero no acometía con la prontitud deseada, y el diestro porfió y puso voluntad, siendo lo más destacable varias tandas muy firmes torerando al natural.
Con el sobrero, último de su lote, - el suyo se partió un pitón tras un derrote seco en el burladero de la segunda suerte -, tuvo el guión de un toro de esta ganadería. No terminó de emplearse en el caballo, y en la muleta fue reservón y con cierto peligro por ambos pitones. Faena digna, con mucho valor, y se justificó ante tandas de ¡uy! en los tendidos, por la agresividad o genio del animal. 
Javier Castaño, tenía las ideas muy claras desde el principio, y lo lidió de forma magistral con el capote. Quite muy arriesgado por chicuelinas de Escribano., que fue muy aplaudido por el respetable.La emoción de este toro vino ya en el caballo, con la monta y ejecución de Tito Sandoval, y con dos puyazos muy buenos. En el tercio de banderillas, David Adalid y Fernando Sánchez se desmonteraron por un tercio de banderillas magistral. La banda del Maestro Tejera sonó para acompañar la emoción vivida. 
Después en la faena de muleta, Castaño elaboró una faena templada donde primaron y tuvieron eco las primeras series con la mano derecha. Nobleza y trasmisión de un toro que tuvo empuje y su importancia y por cierto, con una lidia exquisita de Marcos Galán. Eso lo notó el toro, y Castaño apostó. Faena intensa y muy metódica, que tuvo un momento importante toreando con la izquierda, donde el toro demostró su clase y condición. Buen toro que debió ser desorejado. Lastima que el torero de Salamanca no estuviera afortunado. Gran ovación para el torero y para el toro en el arrastre.
Con el quinto de la tarde, el toro mas sosote de la corrida, lanceó de forma vibrante con el capote. Se picó lo justo porque el toro tenía menos fuerzas. Adalíd y Sánchez vuelven a brillar en banderillas, y se desmontaran ante la eficacia y espectacularidad de sus pares.
En el tercio de muleta quiere Castaño hacer las cosas bien, pero la poca trasmisión y acometida del animal le impiden el lucimiento deseado. Una serie por la derecha y otra con la zurda lo mejor de su faena. Tras porfiar con el, y matar de una estocada se le ovacionó, y una vuelta al ruedo para recompensar los méritos referidos. Se estará acordando del toro "Almendrero" a estas horas. Una pena.
Manuel Escribano, que vino sustituyendo a la figura del toreo, fue el gran triunfador de la tarde, por su disposición y por las ganas de agradar en todo momento. Con su primero quiso irse a recibirlo un poco lejos de la puerta de toriles, casi en el centro, a un toro que salió suelto. Ejecutó un farol y unas verónicas que puso al público en sintonia con el de Gerena. Emoción también tuvo este toro en el caballo, con un tercio en el que el picador José Manuel Quinta la ejecutó muy bien. En banderillas llegó el clamor y las carreras, destacando un tercer par pegado a las tablas que puso a todo el mundo de acuerdo.
Después en la muleta la faena tuvo intensidad cuando desde los medios citó a "Guindalero",  y le enjaretó varias pases por la espalda de mucho mérito. Faena que tuvo firmeza y valor, y que se fue apagando a medida que el torero le buscaba las acometidas con mayor intensidad. No cogió la lidia mayor altura por la escasa trasmisión del animal. Fue silenciada su labor tras un pinchazo y una estocada.
Y llegamos al último toro de la tarde, de nombre "Datilero", número 31, de 563 kilos, y cárdeno de pelo, que ha sido premiado con una vuelta al ruedo, y que mi modesta opinión es por la corrida en conjunto, porque hubo toros, por condición y bravura, que fueron algo mejores que éste. De todas formas este "datilero" tuvo una lidia mucho más larga lo que ha provocado que la gente lo haya apreciado con más nota que los anteriores. Repite guión y planteamientos Escribano, yéndose a portagayola y lanceado a la verónica para luego rematar con una media. Se picó este toro en el caballo, con dos puyazos justos. Luegó llegaría el "show" de banderillas, con pares al violín y al quiebro que tuvieron efectos en el público. Y el toro, a pesar de las carreras, y los capotazos, seguía con la misma fijeza y nobleza.
Manuel Escribano con la muleta planteó una faena inteligente, con series templadas y mandonas con la derecha, citando desde el centro de la plaza, que pusieron emoción en los tendidos. Siguió con la mano derecha para templar las buenas embestidas de un toro que quería cerrar la feria con buena nota. El de Gerena seguía con su mano derecha sometiendo al animal. Parecía que la faena no iba a remontar, pero tras cambiarle la embestida con la mano izquierda, y pulsear sus embestidas con mucho temple, se valoro  muy positivamente la faena al rematar dos series muy firmes y valerosas.  La faena cogió la fuerza que necesitaba para caldear el ambiente. Los adornos finales, y una excelente estocada de ejecución, pusieron en bandeja al público para pedir las dos orejas, - con mucha fuerza - que la Presidencia otorgó, junto con el premio de la vuelta al ruedo al toro "Datilero", que hace justicia por la enorme y noble corrida que ha presentado esta tarde los Herederos de D. Eduardo Miura. ¡¡Enhorabuena ganaderos!!. 
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails