Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 12 de abril de 2013

3ª de abono en Sevilla: Corrida apagada y fuera de cobertura

Hoy tocaba la corrida torista de Fernando Cuadri, a la que lso aficionados veniamos con ilusión para ver y presenciar el juego y emoción de las reses que pastan en "Comeuñas", bajo la genial y extraordinria sapiencia del ganadero onubense. Y mira por donde que por los chiqueros han salido seis toros, y un sobrero, que han sido correctos de presentación, con la belleza y hermosa estampa de este peculiar encaste, pero sin la raza y empuje suficiente para los toreros, esto último con matices dependiendo de las manos que han lidiado y dado muerte a los Cuadri. En la jerga telefónica actual, podemos decir, que ha sido una corrida que ha salido apagada, y fuera de cobertura por parte de algunos diestros que han toreado bajo el mandato de los cánones del toreo moderno, y sin saber alguna noción de terrenos, y a lo mejor en otras condiciones hubiéramos podido entonces apreciar algunas diferencias.

Antonio Ferrera, con el primero de su lote, :un clásico de lámina, que con el capote se revolvía pronto, lidio con destreza y decision. En el caballo apenas lucho con bravura y blandeo de salida y en las banderillas incomodo al torero que puso más voluntad que acierto en la ejecucion de los pares. En el tercio de muleta el toro llego un poco atacado de fuerzas. Fue noble pero sin la trasmisión deseada. Tras una estocada algo perpendicular fue obligado a saludar.
Con el cuarto de la tarde, Ferrera lidió un sobrero de la ganadería tutular,  de estampa típica de la casa y que lidió en el centro del anillo con tesón y piernas. En banderillas innovo la suerte con la lidia con el capote para dejarlo en suerte lo cual no cautivo al publico y desistió en los pares siguientes. Discreto y vulgar tercio de banderillas. En la muleta fue un toro bronco que pedía esfuerzo y concentración. Sin apenas raza y recorrido el extremeño se justifico ante la afición de Sevilla con una actuación digna, pero de escaso recorrido artístico. La estocada digna de mención.
Leandro con ese corte gitano-castellano que parece aparentar, quiso paladear el toreo a la verónica pero el Cuadri fue clásico a su encaste y formas. Suavón y parado que se orientó poco en el caballo - como casi toda la corrida -  y esperando un poco en el tercio de banderillas. Leandro en la muleta porfió y ganó terrenos para intentar alargar embestidas ante un toro apagado y fuera de cobertura. Bonita lamina pero sin raza y con escaso recorrido.
Con el quinto de la tarde, un toro que aplicó genio en el caballo y que desarrollo buen son en la muleta cuando Leandro se colocaba y le hacia las cosas bien. No estuvo a la altura ante un toro que me hubiera gustado verlo en otras manos más expertas y con más oficio. Estuvo practicando el toreo moderno, perfilero, y sin ponerse en el sitio que pedía el toro. Ni toro ni torero pudieron entenderse, y por tanto el aficionado pedía la muerte del animal pues aquello carecía de sentido. La suerte de matar también estuvo apagada y fuera de cobertura para el vallisoletano.
Salió el tercero, de nombre «Pleamar», que le correspondió al torero salmantino Eduardo Gallo, que de malas maneras y de forma perezosa salió al  al ruedo maestrante. Su lidia con el capote nada presagiaba la fijeza y nobleza desarrollada en los siguientes tercios. En el caballo pareció bravo, tras empujar con fijeza en el mismo. En  banderillas permitió el lucimiento de Domingo Siro, que fue obligado a saludar por dos pares buenos pero discretos. Brindo Gallo al publico viendo las cualidades del toro que entendía mejor a derechas que al natural. Dos primeras series con la derecha que motivaron que sonase la música. Tras una tanda al natural aquello bajo de intensidad, quizás porque por ese pitón se quedaba algo más corto. Gallo lo entendió mas con la derecha. Lastima que el toro se apagase porque nobleza tuvo. Fue premiado con una ovación desde el tercio.
Con el último de la tarde destacar unos lances a la verónica de bella ejecución, rematada con una media que motivó los aplausos más intensos con el capote de la tarde. Después el toro se apagó tras la suerte de varas, y el diestro salmantino puso más voluntad que acierto para que aquello tuviera algo de interés. Mañana será otro día.

Foto: Mundotoro.com

 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails