Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 14 de abril de 2013

5ª de abono en Sevilla: Una encerrona con derecho a oxígeno

No cabía un alma en la plaza; día atractivo de sol, todo el mundo contento en su localidad, y los congregados en sus asientos dispuestos - algunos/as con muchas horas de antelación - con su copa de Gin-tonic y un pañuelo blanco - para pedir la oreja -  por lo que podía pasar; y es que hoy toreaba José María Manzanares en Sevilla, su ciudad adoptiva, y que en los últimos años siente pasión y devoción por su toreo. Difícil papeleta tenía el diestro de Alicante cuando se anunciaba en Sevilla con seis toros en solitario, y cuando en el último de la tarde apenas había recibido una ovación, tras la lidia del segundo de la tarde. Y es que salió el toro "guasón" de Juan Pedro Domecq, y la bondad generosa de la Presidencia del festejo, previa petición populista del público asistente, para que Manzanares cortase dos orejas que le dan oxigeno para la tarde de Farolillos, en el que se vera las caras con "El Juli". La tarde ha sido complicada para el torero, donde se le ha visto algunas veces sin la ilusión adecuada, sin la intervención en la lidia en el momento preciso, y con cierta frialdad y celeridad delante de sus oponentes. No esta en su mejor momento, y lo peor es que se le nota, y quizás el lo sepa mejor que nadie, y por eso se entienden las reacciones que tuvo momentos antes de salir a portagayola en el último de la tarde.
Con el primer toro de Núñez del Cuvillo, mostró buena disposición con el capote saludando con alegres verónicas de bella plasticidad. Toro discreto de presentación, y que paso desapercibido en el caballo. Suerte de varas inexistente. En el último tercio, al toro le falto trasmitir algo más, y la falta de raza era evidente al tener el motor justito para romper hacia adelante. Tres series con la mano derecha de bonita estética lo mas destacable
Con el segundo, de Domingo Hernández,  toro de salida reservon y echando la cara por arriba que incomodo al torero. En el caballo se dejó y apretó a los profesionales en banderillas.  Lo mejor del torero alicantino vino con la mano derecha y ligar dos series muy firmes, pero sin el eco suficiente en los tendidos. Manzanares aguantó miradas y parones de un toro que sabia lo que se dejaba atras.
Con el toro de Victorino Martín,  demostró su capacidad lidiadora con el capote, al que se lo saco a los medios con pies y cabeza, a lo que el público correspondió con una ovación. Manseó este toro en el caballo y de repente entró el pánico en las cuadrillas y en el propio Manzanares, que se desentendió, como Director de Lidia, del trance de la segunda suerte.  La lidia fue difícil pero mas complicada la pusieron los subalternos que pegaron capotazos a un toro que aprendía en cada uno de ellos. La falta de costumbre conlleva estas cosas, y creo que Manzanares habrá tomado nota de este asunto en la tarde de hoy. Soberbia actuación de Trujillo y Blazquez en banderillas, que con arriesgo y decisión se asomaron al balcon del Victorino. Sono la música para ellos, en un tercio emocionante. En la muleta planteó dificultades y el torero quiso solucionar los problemas, sin mayor fortuna que estar dignamente ante un animal que pedía mas sitio y oficio con este encaste. Con la espada tampoco se confió.
Con el cuarto de El Pilar, sorteo un toro castaño de bella lamina que no le dejo estirarse con el capote con la plasticidad deseada. En el caballo se pico mal y salio el toro apagado. En la muleta apenas pudo hacer nada ante la invalidez del toro. La tarde se ponía cuesta arriba y sin oxigeno
Con el sobrero quinto,  un toro de Juan Pedro,  que después del caballo salió soso y din fuerzas, - se le picó lo justo para un toro bravo, y que tuvo la raza justa. Sonó la musica en una faena intermitente y sin la constancia debida. Mucho toreo moderno y sin la concentración suficiente. Faena a derechas sin rematar y que el publico silenció. En otra época este diestro le hubiera cortado la oreja a este toro.  Con la espada tampoco anduvo acertado.
Por último, llego el toro citado de Juan Pedro; Lo recibió, - con mucha voluntad, y toda la generosidad y respeto de un público sensible con el torero -, a portagayola, para luego dar tres largas cambiadas en el centro del anillo, y rematar con una media rodillas en tierra, que dejaron los olés mas fuertes de la tarde. Chocolate tuvo ordenes de su matador de picar muy poco al toro; osea, lo justo. Una verdadera pantomima de suerte de varas. Luego vino un quite muy templado de Manzanares. Se lucieron Curro Javier en banderillas y de forma magistral lidió Trujillo al sexto de la tarde. Ya en la faena de muleta, llegó el delirio y el diestro de alicante se acopló a la perfección y sintonia de lo que el público exigía; diversión y aplauso al toreo moderno. Ejecutó el toreo plástico y estético ligando series cortas con  la derecha y cambios de manos, ayudados, y detalles que gustaron mucho. A mi me gustó un cambio de mano largo y cadencioso. Eche de menos más toreo al natural en este toro. Tras una estocada algo tendida, y un descabello, la locura se apoderó de la plaza, y se pidieron con intensidad las dos orejas, lo que el palco de la autoridad, con benevolencia, concedió. Con una oreja hubiera bastado. Lo peor es que se pidió el sobrero, y es que cuando la gente viene predispuesto a ver toros, algunos son realmente atrevidos para pedir ciertas cosas, sobre todo cuando el oxigeno estaba justito. 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails