Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

martes, 16 de abril de 2013

7ª de abono en Sevilla: Ausencia de picadores en la Maestranza

Preocupado salgo de la plaza de Sevilla sobre la situación de la fiesta de los toros. Hoy lleno de bandera para ver la primera de farolillos, con un cartel, a priori, muy interesante. Y cuando vuelven las figuras ya se sabe; líos de corrales, toros rechazados, y algunos presentados que más vale que se hubiesen quedado en la ganadería. Lo digo esto porque la corrida presentada, y aprobada, de Joaquín Núñez del Cuvillo ha carecido de chispa, bravura y emoción, y sobre todo una carencia absoluta de raza. Y peor ha sido la presentación de los toros, que ha siso muy desigualmente presentada, con algunos toros impresentables para la categoría de la plaza. Sólo un toro, el sexto de la tarde se salvaba de la quema en presentación.
Pero realmente alarmante en la tarde de hoy ha sido el tercio de varas dictado por los picadores. La verdad que ha sido un paripé de tercio de varas, donde apenas se han picado a los animales, y cuando se ha ejecutado la suerte ha sido - en el sexto - imperfecta y desproporcionada.  Y todo ello porque los toros de Cuvillo han salido parados y flojos - algún invalido se ha paseado por el ruedo - que ha impedido ver un espectáculo en su integridad. Parecía que los toros vinieran picados de "El Grullo", dehesa donde pastan estos toros, ya que apenas se ha visto el tercio en su plena ejecución. Una lastima que dice mucho de la situación que vive la fiesta. 
De los toreros podemos decir que han estado por encima de sus oponentes, en una tarde que ha tenido momentos estelares de Morante de la Puebla, que ha bordado el torero con el capote, y que se le ha visto con más ganas que el pasado Domingo de Resurrección;  que Castella ha repetido guión en Sevilla, fiel a su tauromaquia firme y de distancias cortas, y que Alejandro Talavante se ha podido expresar en el último de la tarde toreando templado y poderoso.
En el primero de su lote, Morante de la Puebla estuvo templado manejando el capote a la verónica rematada con una media de exquisita plasticidad y belleza. Ese toro que llego justo al caballo de raza y fuerza,  y recibió un simulacro de suerte. Apenas raza y emocion. Quite de Castella por chix¡cuelinas muy quieto. Faena para un paladar exquisito.  Dos series con la mano derecha que tuvieron cierto aire marismeño, y tres con la izquierda para demostrar el público su aprobación, tras dos naturales de mano bajo y largos que tuvieron compas y hondura. Tras media estocada algo trasera se le pidio una oreja con escasa fuerza. Una gran ovacion su justa recompensa.
Con el cuarto, un toro impresentable de presentación para Sevilla, (creo que la afición merece mayor respeto del que los empresarios y autoridades nos quieren trasladar.). Eso sí, con el novillo-toro, Morante toreo a la verónica de forma sublime. Luego vino otro quite por chicuelinas y un lance eterno cogiendo el capote con una mano que puso bocabajo la plaza de Sevilla. Después dos verónicas  dos,  y una media que motivó que la banda del Maestro Tejera  acompañase el sentimiento expresado por el diestro de La Puebla del Rio. Una lastima que la sinfonía del capote no le dejase hacer algo con la muleta. Quería Morante pero el toro se fue apagando. Otro sin motor y eso que apenas se le pico. Otra ovación cariñosa de Sevilla para Morante de la Puebla.
Sebastián Castella recibió a su primer oponente a portagayola y lanceó a la verónica de forma dinámica. Tras un quite por chicuelinas fue aparatosamente arrollado sin más consecuencias que un susto al perderle  la cara al toro. Derribó al caballo, más por la debilidad de la cabalgadura, que por la propia bravura y nobleza. del animal. Desparramaba la vista po el pitón derecho lo que produjo mas intensidad a la lidia. José Chacón lidió de forma eficaz a ese toro. En el ultimo tercio llegó el toro sin la pujanza deseada y Castella porfió y aguantó miradas del toro sin que aquello despegara. Con la tizona tampoco mejoro la cosa.
En el quinto volvió a repetir escena con una portagayola disfrazada de toreo moderno, o sea donde toro y torero se vieron las caras a mucha distancia. Lo importante fue el gesto. Luegon vinieron una secuencia infinita de verónicas sin emoción. En el caballo se dejó lo justito y como toda la corrida se pico horrorosamente mal y poco. Brindó al publico, e intensa fue el comienzo de faena con los cambios por la espalda marca de la casa con la quietud y mando que el galo atesora en esta lidia. Después mas de lo mismo ante un toro que embestía con la cara alta y que acabo rajándose y aquerenciándose en chiqueros.
Alejandro Talavante con el invalido tercero apenas demostró nada con el capote. La suerte de varas fue un mero tramite y el toro sin recibir un severo castigo se vino abajo en cuanto el capote de Fernando J. Plaza le bajaba la mano. No fue devuelto. Alguna serie estimable por el pitón derecho y algún natural estimable lo mejor de su actuación, con un toro sin raza y sin motor.
Talavante dispuso del mejor toro presentado de la.corrida que fue a recibirlo a portagayola. para luego lancear a la verónica con cierto gusto. En el tercio de varas fue el toro de la corrida que más se picó. Faena inteligente en la muleta con series muy templadas con la mano derecha rematadas con sensacionales pases de pecho. Detalles del diestro extremeño toreando al natural en una faena que perdió intensidad y motor en cuanto el toro se apagó. Talavante tiró de oficio, y acortó distancias, para pulsear al animal y con dosis de gran valor, se pegó un arrimón para justificarse ante la afición de Sevilla.

Foto: Alvaro Pastor Torres

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails