Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 5 de febrero de 2016

La indiferencia de un cartel anunciador

Me veo en la obligación de hablar, ¿otra vez?, o comentar, sin alterar o generar acritud con los amantes de la "res pictórica", tras la presentación del cartel anunciador del abono de la temporada en Sevilla. Es conocido por todos los aficionados, y a la cultura en sus distintas vertientes artísticas, que en los últimos años algunas obras elegidas por la Junta de Gobierno de la Real Maestranza de Caballería han provocado comentarios jocosos, divertidos, folclóricos o de aceptación positiva sobre los carteles. ¿Se acuerdan de la "mosca en el yogur", del "semitoro", etc?. Algunos de ellos, feos de espanto, y que no glorificaban la fiesta en Sevilla. 
Decía el pìntor clásico Nicolas Poussin que «los colores en la pintura están para persuadir a los ojos», y llevaba toda la razón pero en el cartel de este año, los colores brillan por su ausencia, y a los ojos del noble autor que lo ha sentido así puede que le haya transmitido algo, que no lo pongo en duda, pero a la otra mital de los mortales creo que nos genera dudas y muchos comentarios no fáciles de argumentar. Como gusta decir por estas tierras, otro cartel que trae guasa (que no Whatsap) de la buena.
La obra de ese año no deja a nadie indiferente, y su infantil interpretación de la tauromaquia, con un color triste y uniforme provoca cierta negatividad en un anuncio de abono que precisamente no se presenta mohíno, sino todo lo contrario; se presupone que va a ser un abono feliz (regresan las figuras), lleno de colorido juvenil (toreros emergentes) y por tanto con perspectivas de futuro (competencia). Si hubiera el pintor abordado todos estos valores en el cuadro, mi modesta opinión, hubiera sido un encuadre artístico inmejorable. Pero viendo lo presentado, estimo que no se trata de una obra afortunada para anunciar el abono de temporada, precisamente en un momento donde se necesita plasmar/dibujar los trazos más singulares de la fiesta. Y lamentablemente ese cartel, de bajo perfil taurino, solamente deja entrever que el pintor de toros sabe poco. Con ver la interpretación del lance, y la cabeza del toro, podemos deducir que el autor no ha destinado su sensibilidad, como tantos otros cartelistas, para describir una tarde de toros en la plaza más bonita del mundo.
Se necesitan gestos, también en la pintura, para dignificar la fiesta de los toros. Lo hecho fijado se queda, pero Señores Maestrantes, para la próxima vez contraten a un pintor que interprete la cultura taurina con el color, estética y armonía que dibuja la Plaza de Toros de Sevilla en una soleada tarde de la Feria de Abril. Dicho queda.


 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails