Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

martes, 5 de abril de 2016

3ª de abono en Sevilla: Ilusiones frente a despropósitos

Un despropósito de tarde, según quién que se la cuente. Sí lo hacen los toreros dirán que ellos están para torear, y es verdad, pero no todas las condiciones son las idóneas. Si lo hacen los espectadores o la afición les dirá que la climatología no era la adecuada para ver un festejo taurino. Lluvia constante durante toda la mañana y la tarde, que si no fuese por la lona italiana que la empresa dispone, esta corrida se hubiera suspendido en otro lugar. Y si argumentamos el despropósito, con las condiciones del ruedo, la poca confortabilidad del espectador y el escaso lucimiento de los toros hace que la tercera de abono perdiera el interés. Lluvia, viento y escaso público hace que tuviéramos un clima frío y despacible en los tendidos. ¿La ilusión de los toreros justifica el espectáculo?. El espectáculo en esas condiciones debería limitarse para no perder la integridad y emoción del mismo. 
Otro despropósito fue la corrida de Hermanos Tornay que aunque correcta de presentación, se dejó picar - muy mal realizada la suerte de picar en casí todos los toros  - le faltó clase y condición. Excepto el primero, que tuvo algo que lidiar, lo demás han sido poco aptos para el lucimiento.  Todos se apagaron en el último tercio. 
Esau Fernández empezó en toriles para recibir al primero con un aceptable saludo capotero. Tras una suerte de varas discreta, desmontando al caballero, con voltereta al toro incluida, la faena de muleta anduvo entre la voluntad del torero y la poca inercia del toro. Quzás en otros terrenos, el sevillano se hubiera acoplado mejor.
Con el cuarto, y la lluvia tomando protagonista tuvo el mismo guión. Torero dispuesto y toro noble pero sin las fuerzas y clase para que aquello emocionara. Y es que así es muy difícil torear y calentar al público. 
Jimenez Fortes topó con un primer toro que tuvo fijeza en los primeros compases de la faena pero que tras obligarle con su toreo de cercanías el animal terminó por rajarse por la falta de acometividad. Con el segundo de su lote, un animal que le costó acoplarse con el capote, y en el que apenas la suerte de varas tuvo compromiso. En la muleta las formas de Fortes - con exceso de valor fueron las correctas y templadas pero el toro se defendía con unos derrotes incómodos y la esperanza de algo notable desaparecían. La tarde estaba tocando fondo. 
Borja Jiménez anduvo con un primer toro que dejó mantener un hilo de esperanza en las tandas iniciales con ese valor alegre que le caracteriza pero cuando le plantó cara con la derecha sometiéndole en cada muletazo pero la falta de raza del animal le obligó a desistir de su planteamiento. Mal con la espada que sigue siendo su talón de aquiles. 
En el último que cerraba la tarde, y con la lluvia como protagonista, y menos gente en el tendido, Jiménez puso voluntad y oficio ante otro animal descastado y sin clase, y el que más acusó la debilidad de sus fuerzas. La gente ya pensaba en algo calentito, para quitarse el mal trago de lo visto, el frío y la incomodidad. Y pienso que los toreros, si llegan a saber el mal juego de los toros, más de uno no quiere hacer el paseíllo, porque para colmo este festejo a ninguno le beneficia.

Foto:  Pérez@larcón
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails