Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 27 de mayo de 2016

20ª de abono en Sevilla: Solitaria oreja para Aguado en el festejo del Corpus

Mucha expectación para ver a tres novilleros muy queridos en Sevilla, y eso se veía en el ambiente. Unos venían por el colegio de los novilleros, otros por el círculo de las Hermandades y Cofradías, otro por el Rocio, y todo tenían en común que apoyaban la fiesta de los toros, aunque fuesen el primer día que iban algunos  a los toros en Sevilla. Y es que además era la festividad del Corpus.  Algó menos de tres cuartos de plaza atestiguaban que Sevilla, y en una novillada con chavales de familias conocidas del lugar, responde ante la llamada de un cartel atractivo. Y con esa idea se oficializó esta novillada, y eso es bueno para la fiesta de los toros. Lo que me parece más grave es que esos mismos que fueron apoyar a sus toreros aplaudan una suerte de varas inexistente,  una mala lidia, un tercio de banderillas infame o pidan orejas a destiempo. Es pedir peras al olmo, pero hay que decirlo.
Se lidió una novillada de Talavante, de presentación por debajo de la media que garantiza esta plaza - es decir, algunos novillos no debieron a lo mejor salir por chiqueros - que fue noble en términos generales, pero que le faltó algo de chispa y motor. El mejor el segundo de la tarde. Se lidiaron tambien dos novillos de Rocio de la Camara - el sobrero 3º, noble y repetidor, y otro corrido en 6º lugar - que tvo una lidia mala, manseó y que desarrolló sentido.     
Pablo Aguado demostró credenciales yéndose a chiqueros a recibir a un jabonero que hizo primero de su lote. De bella estampa, tuvo nobleza pero muy poca fuerza. Además Aguado se afanó en torear con el capote con naturalidad pero desgastando al animal. Rafael Serna se apuntó otro quite que tuvo poca emoción por la embestida cansina del animal. En banderillas el novillo parecía venirse arriba. Aguado demostró firmeza ante un animal que incomodo en los primeros compases con enganchones molestos, pero que luego en la muleta poderosa del torero realizó series estimadas por ambos pitones. Volvió a enganchar los engaños y el animal desarrolló algo de sentido para defenderse. Tras estocada trasera y algo tendida fue ovacionado. 
Con el cuarto, un toro bajo de hechuras y comoda cabeza - justísimo de presentación - lo recibió con faroles en medio de la plaza. El toro salió abanto y no queriendo los engaños. Ya en el tercio enjaretó varías verónicas que tuvieron acople y poca emoción. Toro sin clase que apretó en banderillas, destacando un par de Manuel Odero. Faena brindada a sus compañeros y que tuvo un comienzo por bajo de forma templada y espectacular. Faena entregada que tuvo mucho eco en los compases finales con dos naturales eternos a pies juntos. Mérito el del torero, que templó series con la izquierda y que justificó su clase. Lástima que los enganchones con la muleta le mermasen la recompensa ante la escasa acometida del animal. Tras una estocada recibiendo, tendida y expulsada posteriormente, y un descabello, fue solicitada una oreja sin la petición mayoritaria. Oreja muy justa, más bien por su su voluntad y oficio y pedida por un público muy a su favor. Desajuste de la Presidencia dándola a destiempo y con las mulillas camino del desolladero.
Rafael Serna apenas pudo lucirse de capote con un novillo que repetía pero sin ninguna emoción. En el caballo apenas se picó. Serna comenzó la faena de forma vibrante toreando con la derecha ante un novillo que pedía distancia y temple. Le dio lo segundo, pero quizás la distancia y los terrenos no fueron los adecuados. Al final tras cambiarse la muleta a la izquierda, el novillo se rajó y la faena se diluyó. Nobleza tenía el animal para algo más. Tras un pinchazo y estocada se le ovacionó. 
Con el quinto se fue a portagayola y lo recibió con tres largas cambiadas con mucho riesgo por la acometida fiera del anímal. Se volvió a eternizar con el capote Serna que utiliza con demasiada facilidad pero sin criterio, sobre todo cuando el novillo tenía poca fuerza. Muchos quites y una lidia interminable. En la muleta poca historia ante un novillo parado y soso. El más desrazado de la tarde.  
Alfonso Cadaval - que debutaba en Sevilla - con un sobrero de Rocio de la Cámara, y de excelente presentación, estuvo muy digno y entregado con el capote en un saludo corto pero intenso. Un novillo que se reservó en los primeros tercios para luego desplegar nobleza en la muleta. Faena pulcra con la derecha, donde destacaron dos series muy templadas. Con la izquierda algo intermitente. Con la espada y el descabello mal.  
Con el último de la tarde, Cadaval sorteó un novillo manso que le costaba humillar. Papeleta para un novillero muy nuevo que le puso en apuros en una faena con poco recorrido. Mucha voluntad con un novillo con muchas teclas que tocar. Su poco bagaje le restó confianza para arriesgar. Silenciada su labor tras una mala ejecución de la suerte de matar. 
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails