Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

lunes, 13 de junio de 2016

22ª de abono en Sevilla: Deslucida novillada de la Maza, para despedir el abono

El encierro para novillada del Conde de la Maza lidiado ayer era el último de los programados para el abono sevillano, y con escasa media plaza, lo hacia de forma mansa, desrazada, con falta de fuerzas, y sin poder ofrecer alucimiento alguno a los novilleros actuantes. A excepción del primero, quinto y último de la tarde, que posibilitaron algo más de interés artístico, todo lo demás, incluido el sobrero que hizo cuarto, no es digno de mención. Los del Conde, en términos generales bien presentados, y muy complicados que pusieron a prueba a los novilleros actuantes.
David de Miranda, estuvo voluntarioso con un primer novillo, de feas hechuras, bastote de cara, que le faltó clase y raza. Estuvo porfión con el novillo, sin los ajustes y apreturas deseadas, y algo tenso en los embroques. Una colada al natural, y una fea cogida sin consecuencias, fue el epílogo para terminar la faena. 
Con el cuarto, sobrero de la misma ganadería, estuvo más asentado, ante un animal que pedía oficio y técnica. De incómodas embestidas, el onubense tragó algún muletazo de mérito, ante un novillo serio que nunca quiso humillar. Tras una estocada algo desprendida, fue ovacionado. 
El colombiano Juan de Castilla, le tóco en suerte un novillo que tuvo escaso motor. Nunca quiso los engaños por abajo, y solamente su oficio y voluntad pudieron frente al soso animal. 
En el quinto, ante un toro que manseó en todos los tercios, repitió guión, y a base de constancia y valor le pudo "engañar" al descastado anuimal y robarle una serie de merito al natural. Tras una voltereta fea, el colombiano se percató de las dificultades del animal. 
El portugues Juan Silva "Juanito", aunque afincado en Extremadura, tuvo un primer oponente inválido, carente de fuerza y raza. Un animal que tampoco se dejaba humillar y donde el novillero tampoco se sintió a gusto con el. Mal con la espada.
Con el ensabanado que cerraba la tarde, lo recibió con alegría con el capote, y se movió en todos los tercios con algo de clase y ritmo. El novillero demostró aquí más ambición y sus buenas maneras con los engaños, sobre todo al natural, donde dejó alguno largo y templado. Faena poderosa, y con cierta empaque, que tras fallar con la espada, todo se quedó en una ajustada ovación de cierre.

Foto: Sevillatoro    
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails