Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 26 de agosto de 2016

3ª de Feria de Almería: Triunfo de Mora y Ponce con un saldo, impresentable, de Daniel Ruiz

Desgraciadamente el peruano Andrés Roca Rey no ha podido debutar en la Fería de Almería, debido a su lesión producida en Málaga, y mucha gente, ya en la plaza, se enteraban "in situ" de su ausencia, lo que dice, mucho o poco, de lo informada que está el público que asiste a una plaza de toros. Eso sí lo de confundir a David Mora con Roca Rey, eso ya me ha provocado ya cierto sonrojo con se hacía el despeje de plaza. Es lo que hay. Pese a la sustitución, buena entrada - menos de 3/4 de plaza - en esta segunda de abono.
Se han lidiado dos toros de Luis Terrón, que han sido manejables para el toreo a caballo, y cuatro toros de Daniel Ruiz, mal presentados, anovillados, impresentables -, que les ha faltado raza y clase. Un saldo ganadero que ha comprado la  Casa Chopera.
Pablo Hermoso de Mendoza estuvo en su línea de toreo clásico a la hora de clavar las farpas y rejones, e impactante en banderillas, que puso la ebullición en el público con el caballo "Pirata". Perdió los trofeos al usar el rejón de muerte de forma eficaz, y saludo desde el tercio para recoger la ovación del público. 
Con el cuarto, y tras la merienda, le toco en suerte otro toro de Terrón, tuvo su mejor momento con el caballo "Disparate" en la que ofreció un repertorio de llegar muy cerca al embroque con el toro, y que gustó mucho al público. Faena entonada con un toro manso y descastado. Falló a espadas nuevamente y todo se quedó en una calurosa ovación.
Enrique Ponce tuvo un primer oponente castaño, bajo de hechuras, que tuvo nobleza y bravura en el último tercio. Estuvo a gusto con el capote y para él fueron los primeros aplausos por su vistosidad en el uso de los engaños. En el caballo, el mono puyazo. El toro se vino arriba en banderillas, y Ponce empezó con los clásicos doblones por bajo que tuvieron cadencia. Luego varias series con la derecha, sin apreturas, calentaron al personal, donde quizás lo mejor fue la distancia y pausas que ofreció al toro para sacarle partido a un toro noble que le dejó interpretar su tauromaquia. Con la izquierda se acopló menos, pero quizás por el viento de levante que molestó mucho durante la faena. Faena compacta, sentida, y larga, donde el público se entrego a la técnica del torero y a las clásicas ponzinas, marca de la casa. Tras un pinchazo y estocada algo trasera se le pidió con fuerza una oreja, que la Presidencia otorgó. 
Con el quinto, un toro impresentable, justo de presencia, que le faltó recorrido  que manseó en todos los tercios. Ponce es un maestro, y debería haberse fijado que el toro era indecoroso para su lidia. Pero a ese toro también lo toreo con sometimiento y ayudándole a embestir a  un toro que no quería pelea alguna. Faena muy técnica, con arreones en la que el diestro de Chiva se ejerictó mucho para sacarle faena. Los circulares invertidos y efectos  de cierre tuvieron emoción, y tras un pinchazo y estocada fue recompensada con una oreja.
David Mora se acopló rapido para torear a la verónica a un toro feo de hechuras que nunca debió salir por chiqueros al no tener el prototipo racial del encaste propio de la ganadería. Dejó bellos lances de salida con el capote. Bonito fue el galleo con chicuelinas para llevar al toro al caballo. Otro trámite en la suerte de varas. Muy dispuesto el torero en un quite por gaoneras, rematadas con una media. En la faena de muleta el diestro toledano busco rapdimanente la distancia y su oficio y capacidad le permitió hacer una faena entregada, con un comienzo de rodillas por circulares muy templados que provocó el delirio en el público almeriense. Faena de más a menos, con un toro mansito que le faltó raza y condiciòn y con las fuerzas justas. Tras un estocada algo desprendida se le pidió una oreja muy generosa. Petición justa, y la Presidencia que otorgó la oreja.  
Con el último toro que cerraba la tarde, le impidió a Mora estirarse en el capote debido a la poca inercia del toro que perdía la casta por momentos. En el caballo se dejó algo, sin apretar nada y haciendo que la suerte de varas tuviera escasa presencia en la corrida. Mora se confió poco en las primeras embestidas, pero tras cambiarle los terrenos la faena cogio vuelo y firmeza, y las series mas ajustadas que las anteriores tuvieron cierta elegancia y empaque, sobre todo con la zocata, lo mejor de la tarde. El toro se fue apagando y la faena también, pero no faltaron los detalles y los pases a pies juntos. Tras matar de una estocada brillante, se le pidieron con fuerza las orejas, y la Presidencia, que esta feria anda fácil, estimó que el premio era de dos orejas. Increible pero cierto. Pues eso, una tarde de saldos.... 

Fotos: Marta Verdugo
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails