Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

sábado, 27 de agosto de 2016

4ª de Feria de Almería: Ureña pone el toreo y Castella la técnica

Hoy cumplía la preciosa plaza de toros de Almería 128 años desde que en 1888 se inaugurase. Han pasado muchos años, muchos toreros, muchos aficionados y público y seguramente es en esta época actual quizás donde la centenaria plaza de toros viva el peor proceso de decadencia artística y social. Pobre entrada - alrededor de media plaza escasa -  y peor afición que nunca. Sin lamentos, pero es así. Eso es la noticia de esta feria que pierde fuelle y categoría. Lo cuento porque me duele, y así lo siento. 
Se han lidiado reses de Núnez de Tarifa, antes anunciada como Benjumea, de correcta presentación, algunos por encima de la media de una plaza de segunda, que han tenido nobleza, justita de fuerza, pero que en términos generales les ha faltado raza. El corrido en primero y segundo lugar quizás los toros más potables de la corrida.
Sebastián Castella recibió muy templado con el capote a un toro que salió de chiqueros algo distraído. Justo de fuerzas, y un leve picotazo Castella dejó algunos argumentos con un toro que se desplazó con cierta alegría con la derecha. Series templadas y largas las que el torero recetó en las que destacaron dia sensacionales pases de pecho. Al natural la embestida noble del animal propició que dos series fueran estupendas, muy ajustadas y con cadencia. Faena sentida de Castella a un buen toro de Nuñez de Tarifa. Tras una estocada trasera y atravesada se le pidieron con fuerza las dos orejas que la Presidencia otorgó.
Con el cuarto, el toro de más trapío de la corrida, Castella se acopló en el último tercio con un toro que salió suelto y con mando en plaza. Recibió un puyazo fuerte apretando y tras la suerte perdió la acometida de salida. En la muleta noto ese puyazo, y la falta de fuerza provocó que los engaños se engancharan en muchas series. Tiro de garra y oficio entre los pitones para motivar al público pero el toro no daba para más. Mal a espadas recibió una ovación. 
El extremeño Miguel Angel Perera recibió con el capote con mucha clase a su primer oponente que le dejo interpretar el toreo a la verónica. Bien de verdad el torero en ese recibimiento, que cerró con una media. En el caballo mal picado en los bajos y de forma testimonial. La tónica de la corrida. Un quite por gaoneras muy ajustado de Perera presagiaba triunfo, pues el toro se movía y mostraba fijeza en los engaños. En la muleta el animal flojeo en demasía, y un inoportuno desajuste, con enganchones, hizo que la faena perdiese intensidad ante la poca emoción del toro. Estocada trasera y caída, y un toque de verdugo, se le pidió levemente una oreja. Ovación para el diestro. 
Le tocó en segundo lugar un zambombo de bonitas hechuras, con cara descarada, que se rajó pronto en los primeros tercios. Mal picado nuevamente, en banderillas se desmonteró Curro Javier al clavar dos pares de mucha exposición. Perera anduvo con probaturas para sacarle dos tandas con la derecha firmes ante un animal que le costaba embestir. Dos series con la mano derecha lo más destacado con algún tinte de vulgaridad. Con la izquierda el toro acortaba distancias y el extremeño no se confió. Faena larga y practica para buscar la oreja que le permitiera salir a hombros. Tras una estocada trasera se le pidió con fuerza una oreja que la Presidencia, con acierto, denegó al estimar que la petición no era mayoritaria. Con malos gestos, y unas "irónicas" palmas al Presidente se retiró al callejón. ¡Un torero debe irse sin aspavientos, y saludando a todos, Sr. Perera, porque de lo contrario, supone una acto de mala  educación!.
Paco Ureña pechó con un toro manso de salida que le apretó en el capote. Toro que se dejó en el caballo y que en la muleta fue exigente. Toro molesto, con casta, que desarrolló sentido durante su lidia. Faena más poderosa con la derecha con series más ajustadas y donde el animal cuando lo sometía con la muleta tuvo emoción. Con la izquierda bajo el nivel de la faena por las condiciones del animal que protestaba mucho por ese pitón. Las manoletinas del epílogo calentaron el ambiente. Tras una estocada caída se le pidió una oreja, que paseó para alegría del personal. 
Con él sobrero, un jabonero de bella estampa pero cómoda cabeza anduvo Ureña cuidándolo en toda la lidia. Bien la brega de Curro Vivas en un toro que tomó una vara muy medida. Llego muy justo de fuerzas a la muleta, pero Ureña en ese toro recetó los mejores muletazos de la tarde con una verdad importante con mucha exposición y ajuste. Otra faena larga para buscar el triunfo. Tras un estocada entera, se le pedió con fuerza una oreja, que fue concedida, suficidente premio para poder acompañar a su compañero Sebastián Castella por la Puerta Grande del Coso de la Avenida de Vílches.

Fotos: Marta Verdugo (Aplausos) 
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails