Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 16 de abril de 2017

1º de abono en Sevilla: La primera en la frente

Quién haya pagado hoy por asistir a la tradicional corrida del Domingo de Resurreción un tendido de sombra de 100 €, puede que al finalizar el festejo se muestre muy satisfecho (porque le sobre el dinero, o porque haya disfrutado de tener un ambiente social y taurino adecuado a sus necesidades),  o por el contrario, haya salido muy preocupado por la sensación, siempre necesaría, de reflexionar de las causas que le han llevado a gastarse un dinero por:
1.-  Ver una corrida desigualmente presentada de Núñez del Cuvillo, mansa y descastada toda ella, y con una invalidéz digna de mención.
2.- Presenciar como se aplaude todo sin criterio ni sentido,  (hasta un par donde se clava una sólo una banderilla).
3.- Por asistir a una corrida sin suerte de varas, sin que los picadores hayan ejecutado la suerte conforme a unas reglas esenciales.
4.- Por "apología" del toreo 2.0, o torero moderno, que hace que se ovacione una tanda ejecutada con medios pases, y poca profuncidad. 
En fin, un disparate de corrida, que ha sido aburrida, y solamente algunos detalles de Morante de la Puebla, o las ganas de Roca Rey, se han escapado del tedio, en tarde calurosa, y de "No hay billetes". Encima eso. 
Empezó con un minuto de silencio por las recientes muertes de Pepe Ordoñez, Manolo Cortés y Adrían Hinojosa, que no fue pleno por algunos maleducados pendientes de sus asientos que del respeto en ese momento. 
Morante recibió de capote con alegría, y  manos bajas, al blando primero. Dos verónicas mecidas que "alertaron" al personal. Pero el animal estaba muy justo. Suerte de varas a la inversa es decir, dejando al toro en la línea de rayas para la ejecución de la suerte. Susto para "Lili" en la salida que le atropelló sin consecuencias. Toro con cierto genio pero blando que el de la Puebla entendió con el único pitón potable, el derecho, donde tuvo momentos de inspiración. Dispuesto y sereno se fajó con un toro que aprendía en cada muletazo. Con la espada no se acopló. 
Con el cuarto, otro toro con escasos argumentos de raza y condición porfió con más voluntad y dejando detalles sueltos. Faena - brindada a Vargas Llosa - que tuvo más decoro y profesionalidad que torería. Faltó toro para que aquello despegara. 
Manzanares tuvo un primer oponente que blandeó en los primeros tercios y fue cuidado en el caballo. "Chocolate" apenas picó aunque metió la cabeza en el caballo. Quite de Roca Rey con dos chicuelinas y una larga que motivó al personal. El de Alicante le replicó con otro ajustado quite por chicuelinas algo más aceleradas pero rematada con una media extraordinaria. Después la poca raza del animal, cuya invalidez era notoria, y la vulgaridad del diestro evidenciaba que aquello no tenía emoción. Lo mejor la estocada. 
Con el noble quinto, que le faltó emoción, estuvo en todo momento por encima del animal aunque sin llegar a rematar un muletazo. Excepto dos naturales hondos todo lo demás, bisutería digna de una corrida de expectación. Manzanares se ajustó poco y su tauromaquia moderna fue más efectiva en sol que en la sombra. Tras un pinchazo y una estocada tendida recibió una calurosa ovación. 
Roca Rey saludó de forma fría al castaño pero con esa personalidad tan característica que hace que todo lo que haga tenga importancia. Morante, al quite, dejó unos lances a la verónica y una media de ensueño. Y Roca Rey unas gaoneras y saltilleras de mucho valor. Juega en otra liga este peruano. El público no se dormía. Lástima que el toro se dejase las fuerzas y la raza en ese tercio, pues en la muleta llego dormido y parado. El peruano intentó todo pero era imposible. Una estocada en todo lo alto lo más aplaudido.
Con el último, un toro que acuciaba algún defecto en los cuartos traseros, demostró carencias de fuerzas en toda la faena. Toro muy protestado, que la Presidencia no estimó devolver. Roca Rey tiró de repertorio y puso quietud y firmeza ante una animal que no tenía ni expresión. Al final tras una estocada fue silenciada su labor. 
Esto acaba de empezar, y la primera en la frente. 

Foto: Maestranza-Pagés
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails