Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 28 de abril de 2017

4ª de abono en Sevilla: Garcigrande desespera a la Maestranza

Si queremos transformar el sector, debemos olvidar prejuicios y envidias y no obviar la realidad. Lo de hoy es una tomadura de pelo o "golfada" que dirían algunos. No se puede consentir. Primero, que la corrida de Garcigrande, por hechuras, venía fuera de tipo para Sevilla. ¿Ese es el toro de Sevilla?; ¿realmente el aficionado quiere ese toro?. No sólo ha sido desigualmente presentada, sino que han salido animales con exceso de peso, mulos de carga, de alzada grande, que estimo que no era del agrado de nadie.
Segundo: ¿Pero de quién es la culpa?. No lo sé. Pero del aficionado y público no es, y menos de una persona que paga 91 euros en un tendido para ver semejante espectáculo. Y los toreros, por lo visto hoy, cada uno por su lado. Sólo la dignidad de "El Juli", que estuvo voluntarioso, y la frialdad a veces de Talavante, estuvieron en la corrida. Morante vino contrariado de casa. No quiso ver a ninguno de los Garcigrande; tampoco es que tuviera mucho pelea, pero en el cuarto se inhibió completamente. Y todo esto con lluvia constante durante todo el festejo, y un lleno absoluto en los tendidos. 
Morante de la Puebla tuvo que cuidar con el capote a su primer toro que tuvo poca fuerza, digna de un inválido. Pelea sin clase en el caballo el toro era un marmolillo en los engaños. Morante no dio fiesta y abrevió. 
Con su cuarto dejó que el picador pegase a un animal en varas de forma intencionada. Una res que carecía de casta, de fuerza y de fondo. No tenía nada. Volvió a abreviar. Y la vergüenza torera se la dejo en La Puebla. El público a estas alturas estaba cabreado y con razón. 
Julián López "El Juli" demostró disposición y seguridad. Con su primer enemigo saludó de forma templada con el capote con esa medias invertidas tan peculiares. Rivalizó por chicuelinas con Talavante y midió al caballo en la suerte de varas. Brindo al cielo. Faena intermitente y con un animal que nunca se empleó en la muleta. Faena perfilera, sin ajustes y destellos sueltos que se fue diluyendo tras la poca acometida del animal.
Salió con muchos pies el quinto y "El Juli" pulseó a la verónica las embestidas del animal. Cuidó al toro en el caballo el madrileño que no terminó de emplearse en banderillas. Muletero inteligente ante un toro que se dejó pegar pases desajustados algunos, templados otros y con más efectos que tauromaquia fundamental los menos. Faena trabajada y voluntariosa que además de larga tuvo momentos de gran disposición. Tras una estocada se le premió con una cariñosa oreja. El público estaba con el madrileño.
Alejandro Talavante con el tercero intentó lancear de recibo pero la escasa raza de un animal que tuvo poca fuerza, le perjudicó en toda la lidia. Lo mejor los pares de banderillas de Trujillo. En la muleta solo retazos con la derecha y alguno aislado por el izquierdo, pero todo con escasa ambición. Otro silencio. 
Con el mansito (y sexto mulo), Talavante abrevió ante la escasa posibilidad de lucimiento. Un animal gordo de hechuras, basto de cabeza que era imposible que embistiese.

Foto: Maestranza-Pagés
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails