Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

sábado, 29 de abril de 2017

5º de abono en Sevilla: Idilio sevillano con Manzanares

Malas sensaciones teníamos con la quinta de abono al ir hacia la plaza de toros por la densidad de la lluvia y el comprobar si el albero maestrante soportaba los litros que habían caído en las últimas horas. Se pudo comprobar que sí, que los operarios de la plaza, y esa magnífica lona elaborada por Pirelli dejaba un albero en condiciones practicables para la lidia, Y así lo entendienros, los toreros actuantes, autoridad y empresa y el festejo se salvó. 
Se enfrentaban los diestros a reses de Juan Pedro Domecq, desiguales de presentación, con algún toro al límite de la presentación, y que en términos generales les ha faltado raza y clase, y nuna ha llegado a romper. 
Enrique Ponce, con su primero, un animal que fue mimado en en el caballo, - sin suerte de varas, como toda la corrida - no pudo más que estar voluntarioso aun te un aniomal que llegó muy apagado a la muleta. Desrazadado y sin fuerza el animal se agarró al albero y em maestro de Chiva sólo pudo dejar constancia de su profesionalidad.
Con el cuarto, repitío guión y con un toro que salío algo distraído en el caballo, sólo tuvo momentos con la derecha pero la falta de ritmo, la escasa trasmisión del animal y la poca inercia brava del toro hacía que aquello no despegara nunca.
José María Manzanares fue el triunfador de la tarde al entender a sus dos oponentes, y llevarse un lote que le dejo interpretar su toro. Con su primero, al que recibió de forma muy templada con el capote, mandó cuidar al toro en el caballo, y en la suerte de banderillas el animal ganó algo en calidad. Tercio de banderillas a cargo de "Suso" y Luís Blazquez, que les obligaron a desmonterarse. Tercio a mi entender discreto. Luego en la muleta faena desajustada a veces del de Alicante, con tiempos entre tandas muy largas, pero que tuvo siempre un hilo de interés para el aficionado sevillano.  Un toro dormido pero noble que Manzanares entendió. Faena justa, - con la ayuda de la música - que fue de más a menos, que tuvo la recompensa de una estocada de excelente ejecución, que tal vez fue la que motivó la concesión de la primera oreja de la tarde. Sigue el romance del torero con Sevilla.
Con el quinto, los planteamientos de Manzanares fueron mejores, y con un toro que salío con más pies, fue picado muy poco en el caballo. Tercio de banderillas aplaudido por el respetable, que obligó a saludar a Rafael Rosa y Luís Blazquez. Toro noble que le faltó más continuidad en la muleta, pero el alicantino entendió a la perfección. Se vio un Manzanares más centrado, reposado, y esta faena tuvo más empaque y torería. Faena con menos desajustes, con la muleta planchada y mano baja y que al menos tuvo ritmo y continuidad. Excelentes los pases de pecho que cerraban las series, como dos naturales largos y templados que llegaron muy pronto a los tendidos. Las dos tandas con la derecha para empezar la faena calaron pronto y aquelló tras una estocada entera de rapida eficacia fue suficiente para que el público pidiese una oreja . Esta vez el premio se ajustaba a los méritos, y Manzanares me gustó con este noble pero soso toro de Juan Pedro.
López Simón con su primero se gustó con el capote, y por verónicas se fue hasta el centro de la plaza, para dejar una media que fue muy aplaudida. Toro que ya evidenciaba su falta de raza, y su escasas fuerzas. Las primeras tandas con la muleta tuvierom algo de interés sobre todo cuando el torero le daba distancia a un toro que la pedía para tomar oxigeno. Después cambio el criterio López Simón, y su toreo de cercanías y valor no gustó. El toro perdió fuelle y el torero los papeles, y un alarde de valor injustificado, con un toro moribundo, no es plato de gusto en esta plaza. Desconexión total y un silencio maestrante.
Con el sexto, con otro toro difícil de entender, y escaso de todo - el diestro de Barajas cometió el mismo error, y a mitad de faena cambió el guión, y lo que gustaba en la plaza se volvió en su contra cuando acortó distancias y se dispusó a pegar pases por la espalda sin justificación alguna. la tarde se ponía cuesta arriba para el. Lo que empezaba bien con series cortas pero emocionantes, con pases largos y templados, terminó con cierta división de opiniones. Tras una estocada entera se le pidió timidamente una oreja. Saludó desde el tercio. 

Foto: Maestranza-Pagés 
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails