Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

miércoles, 3 de mayo de 2017

9ª de abono en Sevilla: Sin toros, detalles con un capote y una muleta

Esta novena de abono ha tenido como sorpresa, al menos para mí, que los tres matadores anunciados - dos de Sevilla - no han llenado el aforo de la Real Maestranza, y algo menos de 3/4 de plaza no es motivo para alegraerse, siendo un Martes de Feria. ¿O se han ido los madrileños?. Incognitas del abono, que en lo artístico navego de forma lenta y aburrida.
Se lidiaba un encierro de García Jiménez-Peña de Francia (6º), o sea Matilla, y si fue buena la de San Miguel, la enviada ahora ha sido de petardo gordo. Toros nobles pero sin fondo, sin raza, descastados e inválidos. Y encima la corrida presentada al límite. Algunos tenían los cuartos traseros parecidos a las novilladas sin caballos. Se salvaban por la cara. Los tres toreros muy dispuestos, pero sin material, y sólo el capote de Morante en el primero, la faena pinturera alcuarto, unos lances de capote en sus dos toros a cargo de Perera, y las ganas de agradar de Jiménez, evitaron que el festejo fuese más aburrido.
Morante de la Puebla pechó con un primer toro carente de fuerzas donde lo más destacado vino con el capote donde lanceó con suavidad y cerró con una media. Morante quería pero el animal se agarró al piso. Buena estocada para cerrar su actuación. 
Con el flojo y manso cuarto que desparramó la vista en los primeros tercios, Morante se inventó una faena que tuvo detalles, adornos y mucha verdad en series cortas por ambos pitones. Un natural fue largo y templado y la Maestranza explotó de júbilo. Tampoco fue malo un derechazo templado y eterno. Lástima que la espada. Los doblones finales tuvieron clase, ante un animal noble que le faltó raza para seguir embistiendo. La espada le privó de una oreja. 
Miguel Ángel Perera lanceó con temple al segundo de la tarde. Un toro que se cuidó en el caballo. Saludaron Curro Javier y Guillermo Barbero por un discreto tercio de banderillas. Se aplaude todo. El extremeño tomo precauciones en las primeras tandas con un toro que manseó y se quería ir siempre de la suerte. Contrariado el torero se fue a terrenos de la querencia allí se puso pesado y vulgar. Estocada trasera y desprendida.
Con el quinto recibió con un alegre saludo capotero muy poderoso hasta los medios y remato la serie con una media. En el caballo todo dos puyazos discretos. Discreto Ambel en banderillas que fue obligado a saludar. En la muleta el toro se quedo parado pronto y solo las tandas iniciales tuvieron algo de continuidad. Mejor acople con la derecha. Faena con muchos pases pero sin definir por la escasa emoción del toro. Estocada baja para rematar la faena. 
Javier Jiménez anduvo toda la tarde muy centrado y dispuesto. Su primero se dejó pegar en el caballo y en la muleta acusó el castigo. Jimenez hizo labor de enfermero en una faena entregada, larga y sin atacar desde el principio. Se dio cuenta tarde la música y el torero. Su fallo a espadas le quitó quizás de un premio mayor.
Con el último, un deslucido animal que pronto canto la gallina. Un toro dormido y sin raza donde el espartinero siempre apostó por la voluntad e intentar agua de un pozo que estaba muy seco. Se le iba la tarde, y su paso por Sevilla era vital para mantener la ilusión en la temporada. Mal con la espada, con aviso incluido.

Foto: Maestranza-Pagés 
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails