Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

lunes, 6 de mayo de 2013

16ª de abono en Sevilla: Tres de Villamarta para el triunfo*

«Salieron tres novillos buenos a la plaza sevillana, primero, tercero y cuarto. Dos cayeron en el lote de Fernando Adrián; el francés Leal se llevó los dos de menos juego. Al final, el esportón de los aspirantes se fue vacío, algo que no es fácil de explicar, porque cuando llegan estas oportunidades no se pueden escapar. 
El primero, novillo de cornamenta gacha y nervio fácil, se movió con presteza en la muleta de Adrián, novillero en las puertas de la alternativa, que demostró suficiencia en los aspectos técnicos. Es decir, Adrián está para otros retos distintos al novillo, pero cuando sale uno que pide mando y temple, y que tiene un buen pitón izquierdo, el torero debe expresar su calidad torera. Su faena fue intermitente, unas veces logró llevar toreado al astado y en otras abusó de un toreo de velocidad acelerada y toque final algo violento. Al conjunto, de muy largo metraje, le faltó mayor entidad. 
A Fernando Adrián le quedaba el cuarto, un novillo dulce y boyante por ambos pitones. El espigado diestro volvió a estar mucho tiempo en la cara del novillo en una labor de altibajos notables. El animal embistió mil veces y Adrián acabó aburrido de darle muletazos de corte variado y de poca entidad. La ovación al de Villamarta y las palmas para el torero son el resumen de este cuarto acto.
El francés Juan Leal se enfrentó a dos novillos de mala condición. El segundo, brusco y de cara alta, apenas le permitió mostrar lo que sabíamos: es firme y valiente. Intenta ligar en una loseta, pero eso no siempre es posible con reses de tan poca clase. 
El quinto no fue mejor. Se fue a portagayola, allí recibió un topetazo violento, pero ni se miró. Se lo brindó a Maurice Berho y se encontró con la dura realidad de un animal manso, sin fijeza y que se quería marchar de la suerte. Estuvo valiente, se puso en el sitio, pero aquello era un pozo seco. 
El tercero tuvo calidad en las primaras tandas. Álvaro Sanlúcar tiene un toreo enraizado en su tierra, así lo demostró en algunos lances a la verónica, delantales y las chicuelinas. La faena a ese tercero se agotó en dos tandas con la derecha de compás abierto y mucha expresión. Se pasó al novillo a una distancia excesiva, producto de una colocación deficiente muy fuera del viaje de la res, aunque mantuvo su buen concepto estético en una faena de intensidad decreciente. 
El bello sardo sexto recibió un puyazo tremendo en la primera entada y allí dejó media vida. Muy soso y sin fuelle, Sanlúcar porfió para sacar pases sueltos sin ligazón. 
En resumen, tres novillos para triunfar sin que dos novilleros los pudieran aprovechar. Son los trenes que pasan y que ya no volverán.»

Foto: Sevillatoro (Toromedia)

*Crónica de Carlos Crivell
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails