Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

jueves, 1 de octubre de 2009

El polémico minuto de silencio a debate.

Bueno e interesante artículo que nos hemos encontrado en la página web, sevillataurina.com, sobre el polémico minuto de silencio más discutido de los último años. En esencia estoy en desacuerdo con la falta de sensibilidad que tuvo Morante.......y alguien más, pues no debemos ser «ciegos en el país de los tuertos».
Y otra cosa amigos, ¿a quién interesa que un diario "Abc" desvele este pequeño detalle, - que sabiamos unos «pequeños provilegiados» el domingo en Sevilla, (pues era el comentario de la plaza y circulos taurinos), y se preste atención a este detalle, y no se hable de cosas más importantes que están pasando en el toreo?. ¿Alguién ha dicho que en Barcelona puede ser que no se den más festejos, y ese «minuto de silencio» es para toda la vida?.
Los aficionados debemos estar no sólo por esa falta de sensibilidad, (que nunca se tuvo en Sevilla, ni en Madrid, pues nunca se ha realizado ese minuto de silencio, ni el año pasado, ni el anterior, ni hace 10 años de forma consecutiva), sino que debemos "fomentar y divulgar" que en Barcelona están los "Anti" llamando a la puerta, que las corridas cada vez se presentan peor, y que las categorias de algunas plazas se estan perdiendo por los "taurinos" y los "presidentes con cargo" que son inútiles y "voceros" de las empresas del poder establecido.
Eso sí son «minutos de silencio» preocupantes y nada beneficiosos para la fiesta. Los demás minutos deben valorarse en su justa medida y en su entorno, y dejarse como una anécdota desagradable y carente de sensibilidad. Pero sin estridencias y compasión al prójimo, pues ese minuto de silencio yo personalmente lo echo en falta desde hace muchos años, igual que el de cada 30 de agosto, o 1 de mayo. ¿Alguién los echa de menos?. Su familia y dos más.
Eso sí en Madrid, cada San Isidro, y por mayo, Madríd, y su afición «Llorán la muerte» de «Joselito El gallo», y así llevan 89 años........ y nadie se ha planteado ni quitarlo, ni «recordarlo» a los 25 años. Mi pregunta es: ¿Por qué interesa «atacar» ahora?. No lo se.

«Un minuto de clamor»

«Cuando me lo dijeron senti el frío de una hoja de acero en mis entrañas... Dicen que Morante no quiso, ante la propuesta del presidente, guardar un minuto de silencio en memoria de Paquirri en la fecha ineludible del 25 aniversario del 26 de septiembre, al romper el paseillo en la Maestranza. Si fuera cierto, nadie puede pensar en otra causa para la negativa que en la superstición del torero de La Puebla, pero los duendes de la maldad humana no callan: "medalla", "Fran","veto", "Cayetano"...
Era una buena oportunidad para anteponer la grandeza a las supersticiones, el mal fario, los malos bajíos y otras tradiciones inconsistentes y mostrarse generoso y demostrar grandeza y generosidad con su propia historia. Paquirri ya escribió su leyenda, magna. El de Barbate es posible que no vaya a ser más por un minuto de silencio, pero es seguro que no va a ser menos porque los dos que deberían liderar el silencio no lo respetaran ni lo hicieran respetar. La historia de Morante tendrá un borrón siempre que no aclare esta deslealtad a su propia trayectoria.
No está establecido de quién debe ser la decisión última para guardar un minuto de silencio en la Maestranza. No creo que el impulsor natural deba ser la presidencia, que siempre, y por una cuestión de orden, deberá ser informada. No creo que sea la empresa, aunque en su gestión se agradecería que estuviera pendiente de esos detalles y diese forma al homenaje. No creo que un matador tenga más que aportar en este asunto que su postura personal, en ningún caso vinculante. Que cada palo aguante su vela.
Había otro torero en la capilla, no es autista y habla el español a la perfección. Nunca debía haber callado o sólo debía haber callado un minuto que no calló. Mal Castella por acción o por omisión.
Siempre se ha contado que Paquirri no quería torear aquella maldita tarde en Pozoblanco. Sólo por el aprecio personal a don Diodoro, empresario de Pozoblanco, se sintió obligado a torear en la sierra cordobesa al final de temporada. ¿No tiene poder la empresa de la Maestranza para imponer en su casa un minuto de silencio? ¿O no tiene sensibilidad? ¿O es que le da igual?
El público, considerado como ente abstracto e impersonal, no puede tener culpa, pero cada uno de los que llenaron el sábado la Maestranza tiene una parte alicuota de responsabilidad mancomunada. Pero claro, si el paciente público maestrante no tiene fuerza ni para gritar en el enésimo fracaso ganadero de los 'juampedros', esa tarde de segunda marca, ¿cómo van a intentar mantener silencio durante un largo minuto?
La sensibilidad de una plaza no se puede someter a un Reglamento. Esta es la misma plaza que a través del alguacilillo intentó impedir que Manolo Cortés recibiera un brindis en el tercio el día de la alternativa de su poderdante. Mal andamos si estamos tan reglamentistas para unas cosas y nos dan ataques de sesnsiblidad para otras.
Estas cosas nos empequeñecen a todos. Si la tarde de las siete veróncias -¿o fueron ocho?- al de Victorino todos nos sentíamos toreros, hoy todos nos sentimos miserables. Dice mi compadre que nosotros no somos billetes de mil duros, "que le gustan a toos por toos laos". Pues Morante nos gusta a todos; nos gustan todos sus gestos. José Antonio, por ser vos quien sois, os exijimos más que al resto. Seguro que tiene usted una respuesta. Reconocer un error no es peor que haberlo cometido. No se me olvida que este año sólo ha toreado un festival: en Zahara de los Atunes y Paquirri tenía algo que ver...»

*Javier García-Baquero es periodista taurino onubense de Cope-Huelva. Publicado en ambitotoros.

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails