Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 7 de agosto de 2011

Toros en El Puerto: La corrida de la "cultura" del "arte"

Lleno en los tendidos en la plaza de El Puerto,con una tarde con un ambientazo en la calle como en los accesos a la plaza. Pero este tipo de corridas, con dos toreros de arte, y algunas veces de raza, deben ser llamadas la corrida de la "cultura del arte" por varios motivos. Primero y principal, porque la gente empieza a "saborear" el ambiente cuando entra a la plaza, y las palmitas de tango, y de oles premeditados se acompasan con el sentimiento aflorado en el primer capotazo. Después, y en segundo lugar, los toreros "artistas" tienen unos "palmeros" y un rosario de admiradores que "congestionan" a toda la plaza; y por último, la predisposición de todos los factores anteriores a aplaudir todo lo que se menea. Y así nos ha ido esta tarde en el Puerto de Santa María. Con una corrida de Núnez del Cuvillo,  "lavadita de cara", y con algún novillo indecoroso, que no ha dado el juego esperado, y que se ha caracterizado por su mansedumbre. Luego el palco ha terminado de arreglar el desguisado que aprobó reglamentariamente horas antes.
Morante de la Puebla, tuvo un primer toro, que flojeo en los primeros tercios, y su falta de raza y casta provocó que el de La Puebla no se sintiera a gusto. Para sabor de boca los lances de recibo, sin apreturas, pero rematadas con una exquisita media. Luego probaturas y macheteos.
Con el tercero, con el capote lo recibió sin moverse, con dos veronicas y una media de sensibilidad artística. El toro apretó en el caballo, y en banderillas, pero lo hizo a oleadas como manso que era. Faena constructiva con las ideas muy claras, y con series muy inspiradas por ambos pitones. Lo mejor una serie con la derecha, de mano baja, y dos series de naturales muy embraguetados. El toro a su aire, y Morante le dio su distancia y su toreo, pero son llegar a molestarlo. Tras un pinchazo y una estocada algo desprendida se le dieron dos orejas facilonas, y una ridicula vuelta al ruedo al toro. No la merecia el toro, ni la oreja de más el torero. Pero viva ¡¡La cultura!!.

Con el último de su lote, un colorado, soso y sin fuerzas, y de aspecto anovillado, fue de menos a más, y el toro cambió de actitud cuando Morante le hizo un quite por chicuelinas y una media. La locura se desató en banderillas cuando Manzanares compartió el terció con el propio Morante. Lo de menos eran sus aptitudes más o menos cuestionables, y sí el detalle. Para el detalle, la carrera de Morante tras la salida de un par. Todo se quedó en un susto. El delirio llegó con la silla, y el inicio de la faena, con sello de figura antigua. Adornos, destellos, y detalles con un toro que apenas tenía una noble condición. Faena de más a menos, con series cortas, y llena de torería. Pero solo torería.....La sosería del toro y su poca entrega facilitaron que los detalles de Morante se dignificaran. Toreo con gusto, y con ese relajo que gusta tanto por aquí. Generosamente se le dieron las dos orejas, tras una estocada tendida.
Manzanares lidió un toro que transmitia mejor de largo que citando con los engaños de cerca. Bien picado por el picador "Chocolate". En la muleta habia que tirarle mucho y el de Alicante lo hizo, pero sin ponerse en el sitio, y descargando la suerte en muchos compases, y sin las apreturas deseadas. Le sacó todo, y se impuso a la falta de raza del animal, pero debió estar mejor con ese toro. A una figura hay que exigirle. Tras una estocada entera, y de excelente ejecución se le otorgó una benevolente oreja, pedida con mayoría.

Con el cuarto, un toro que apenas se picó, y que manseó de salida, y sobre todo en el caballó, mantuvo la emoción en banderillas, tras un vistoso quite por chicuelinas de Manzanares, rematado con una media bajando mucho las manos, y el cuerpo. Magistral Curro Javier en el tercio de banderillas. En la muleta, como buen manso, cuando Manzanares le ponía la muleta, embestía con dulzura y nobleza, pero tras el quinto muletazo de la serie, el toro salía con la cara por las nubes. Manzanares se vació con el toro y desplegó su toreo de sabor y empaque. Esta vez estuvo más colocado, y transmitiendo al público mucho más. Tras otra estocada hasta los gavilanes, y recibiendo, y a pesar un ataque de verduguillo, el público pidió las dos orejas, pero de forma justa se le concedió una oreja.

Con el último de la tarde, otro toro flojo de los cuartos traseros, que tuvo su momento estelar en banderillas. Maestria en la eficacia lidiadora de Curro Javier, e inteligencia y poder con las banderillas de Juan José Trujillo. Se desmonteraron con Blazquez de telonero. Pedazo de cuadrilla. En el último tercio, Manzanares coció una faena de menos a más, teniendo más intensidad cuando le daba sitio y distancia. El toro no quería pelea, y Manzanares a base de tesón y ligazón le sacó todo el partido al animal. Lo mejor dos naturales largos y cadenciosos. Se apretó con este toro, pero cargando la suerte demasiado tarde. Otra estocada y las dos orejas para Manzanares. Volvió el delirio y el derroche a la generosidad. ¿El arte es cultura?. Sí, pero hoy ha sido la corrida de la "cultura" del "arte"....de ese arte que el público aprecia cuando se dan ciertos elementos que los atraen. 
Fernández Pineda actuó de sobresaliente. Ni un quite le ofrecieron.

Fotos: Perez@larcón
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails