Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 22 de enero de 2012

Milagro en Olivenza

Sorprendente, sobrenatural e increíble que el diestro jerezano Juan José Padilla haya anunciado su vuelta a los ruedos para la próxima feria de Olivenza, cuando apenas han transcurrido 6 meses desde su desgraciado percance en la Feria del Pilar de Zaragoza. El «cántico tuitero» para darle apoyo y fuerza al jerezano ha provocado que su moral y su esfuerzo tenga el eco de una noticia que muchos aficionados esperábamos, quizás motivada esa decisión más con el corazón que con la cabeza, pero que en definitiva supone un acicate para valorar, aun más si cabe, la naturaleza de la raza y pundonor de los toreros, y especialmente la de la propia superación de Juan José Padilla.
No va a ser un camino de rosas por esas plazas de toros, con el viento en contra por su limitación visual, y con la corriente de personas que solamente irán a la plaza a verlo como un héroe - que ya lo es para mi, como toda persona que se pone delante de un animal fiero y bravo – y con un retorcimiento sobre su aspecto, y no como un torero de raza y casta, que nos puede gustar más o menos, pero que siempre se ha dejado en su repertorio, la profesionalidad que siempre ha demostrado.
Valorará Padilla su recompensa tras su reaparición y el tiempo nos concederá esa reflexión para madurar si fue acertada su vuelta y compromiso con la fiesta.
A mi me parece positivo que reinicie su actividad lo antes posible, pero también para la fiesta sus deseos deben convertirse en un mensaje positivo para ella. Los valores del regreso (sacrificio, lucha, casta..etc) deben servir para dar un título a la fiesta que por una vez por todas, ensalcen esos elementos y no otros, y lo de Padilla debe ser el punto de inflexión, para que la sociedad, y los propios taurinos, valoren que delante de un toro – íntegro y fiero – se puede perder la vida, y que delante de ese animal bravo, hay una persona que todas la tardes se juega la vida, con valor, con ilusión, y como es el caso de Juan José Padilla, con la limitación visual afectada por la tremenda cogida de un animal con aquellas características. De lo contrario, si pensamos y no respetamos aquellos condicionantes, la fiesta no tendrá la más mínima emoción.
Por eso lo de Padilla, tiene mucho mérito, y su enorme esperanza para afrontar su carrera, y esta temporada 2012, tiene un valor importante cuando la fiesta no corre por su mejor momento. Como decía el genial poeta Antonio Machado, para justificar la esperanza de algo que estaba en el olvido:
«olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera»

Esa esperanza es la sensación, tras el amargor de Padilla en octubre pasado, de esperar el «milagro de Olivenza», y otros «milagros» que son deseables para la fiesta, y para el futuro de ella. Disfrutemos con todo, y por supuesto, de una persona que ha luchado lo indecible para demostrar al mundo, que con casta y coraje, y mucho trabajo, se puede aun soñar a pesar de esa limitación física.
Desde aquí valgan todas las oraciones para su exitosa rehabilitación, y decirle en voz alta. ¡¡Suerte Padilla!!
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails