Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

sábado, 7 de abril de 2012

Recordando a Juan Belmonte

A unas horas de una nueva ilusión en Sevilla, de una temporada de incertidumbres, con otro Domingo de Resurrección, pensando en una faena soñada de los Morante, Los Manzanares, y tal vez Luque, de aforo lleno en la plaza, y de tantos tópicos que se repetirán mañana dia 8 de abril, quizás tengamos que tener presente otra efeméride de extrardinaria importancia para el toreo moderno. Mañana se cumplen 50 años de la muerte del Pasmo de Triana, Juan Belmonte, un revolucionario del toreo del siglo XX, que sentó las bases escritas de lo que dijo Pepe Hillo años atras; Parar, templar y mandar. Y además con la gracia sevillana como molde para entender su concepro más puro de la tauromaquía.
El mito de Juan Belmonte nacio un 8 de abril de 1962, cuando en su finca de Gómez Cardeña quisó Dios llamarlo para que su historia, su trayectoria profesional y su leyenda, fuera contada a lo largo de la historia. Han pasado 50 años de su muerte, y todavia se sigue hablando del Pasmo de Triana, y de sus anecdotas, y quizás la que más me guste sea aquella que se cuenta, cuando estando Juan Belmonte en su tertulia taurina del establecimiento de Los Corales, se le acera un torerillo de la época y le comenta: "Don Juan, ¿Sabe usted que he vuelto a torear en público?; a lo que Belmonte contestó con esa gracia sevillana: Y ¿a Usted quien le ha dicho que vuelva?...". Con esa anécdota podemos entender su forma de concebir la vida, el toreo y las relaciones sociales.
Desde Chaves Nogales, - su mejor biografía y libro de cabecera - hasta Delgado de la Camara, se han recogido multiples historias, anécdotas y documentos tan sensacionales que hemos disfrutado con su  mito y su leyenda. 
Este año, y el que viene - cuando se cumplen cien años de su alternativa - son fechas que el aficionado debe recordar. Yo con estas modestas líneas quisiera recordar su persona, y sobre todo lo que ha significado su toreo para el impulso esencial de la fiesta. Su concepto innovador ante la lidia, su ambición y orgullo para sobreponerse a sus penurias físicas, e imponer el valor como simbolo artístico para superar el miedo, son elementos que el aficionado debe ponderar en la actualidad para entender la realidad de la fiesta en el siglo XXI. ¿Que hubiera pasado si Juan Belmonte no hubiera existido o evolucionado en su tiempo?. Quizás hubiera venido otro torero, pero la evolución y progreso que proporcionó Belmonte a la fiesta solamente se puede explicar desde la propia realidad del mito. Sin saber nada del personaje, de su realidad y de su pensamiento, no pueden entenderse muchas cosas de lo que verdaderamente aportó a la fiesta.
Disfrutemos de este aniversario, recordemos su leyenda, y priorecemos el estudio para conocer más sobre su vida y su filosofía de vida.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails