Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 7 de noviembre de 2008

La repugnancia educativa

¡¡Gracias Dios mio por ser repugnante!!.....y agradecer a mi familia, a mis abuelos, a mis padres, por educarme y sentir la fiesta nacional como parte de mi vida, y gracías a mi mujer que me aguanta esa afición que me han inculcado, y me han trasmitido a lo largo de mi vida.
Valga esta breve introducción para expresar el sentir que tengo acerca de unas declaraciones que una locutora de radio ha realizado en Onda Cero, y que nos tacha a los aficionados de personas repugnantes por glorificar la muerte de un animal. No ser yo quien desde aqui justifique, una vez más, ese sentimiento hacia mi fiesta, mi toro, (bravo por supuesto), y hacia esa pasión de aficionado que llevo dentro. No seré yo quién divague, difame, interpele a la señorita Otero por esas palabras que duelen más que se sienten, o así quiero imaginarlo. No seré yo quién motive con mi verbo, hacia la rebelión humana o cibernauta para inculparla de todos los males posibles, y todo ello porque sencillamente mis padres, y mi familia me han educado para ello.
Proclama la Srta. Otero, "A mí me cuesta creer que haya seres humanos, compatriotas nuestros, que abrazarán a sus hijos por la noche y los llevarán al cole por la mañana; que se divierta con eso. Me da asco pensar en esa gente, porque viven aquí al lado, son compatriotas nuestros", y eso es lo que trato de justificar con este comentario, que GRACIAS A MI FAMILIA, los valores de educación hacia los demás, hacia la vida, hacia la familia, hacia la fe, y por supuesto hacia al respeto a todas las personas que comparten otra afición diferente a la mia, los he aprendido de pequeño, y por supuesto los trasmitiré a mis pequeños. Esa FAMILIA, que me ha dado todo, es la misma que me ha desarrollado mi amor a esa fiesta repugnante, y mala, y que puede provocar un daño irreparable.......Y mire Usted, Srta. Otero, aqui estoy, sin rencor, sin maldad, y por supuesto respetando su opinión. Creo que el problema es la repugnancia educativa que hemos recibido uno y otra, sencillamente eso. He dicho.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails