Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

sábado, 14 de marzo de 2009

Un sentimiento cofrade

Como ya sabeís me encanta la Semana Santa, y como Hermano de la Paz, en Sevilla, y de la Redención en Gador (Almería), mi pueblo, tengo profunda adoración y sentimiento hacia todo aquello que quiero y me gusta, y por supuesto por rodearme de buenos amigos en ambos lados.

Pues bién, visitando la página personal de otro amigo, http://www.elporvenirdesevilla.blogspot.com/, encuentro un artículo precioso, sobre la hermandad de la Paz, y del sentimiento que provoca esta época de Cuaresma. Me ha gustado y lo ofrezco a esas 10 o 15 personas que de manera continua os acercaís a este blog. Gracias Vicente por este artículo.

"De niño veía como al acercarse la Semana Santa, en el barrio, en el colegio,... tomaba el protagonismo una hermandad joven que desde allí donde vivíamos, lejos del centro, emprendía camino la primera, desde bien temprano, camino de la catedral. Se esperaba ansiosamente el día grande, el Domingo de Ramos.En las primeras horas de la tarde, desde las ventanas de mi casa veía como de los portales iban saliendo nazarenos que se ajustaban su capirotes blancos, mientras sus túnicas chillaban al reflejo del sol del mediodía. Bajábamos pronto a la calle y allí me cruzaba con amigos y compañeros de clase que iban camino de San Sebastián. Eso de ser los primeros nazarenos debía ser muy especial.Un año, sin apenas esperarlo, me vi subido en la mesetilla de la escalera metálica por la que se subía a la azotea de la casa-Hermandad de la Paz, mientras me probaban una túnica arrugada. Yo sería uno de ellos. En una sala que me infundía un tremendo respeto, unos señores, a los que más tarde conocería y apreciaría, tomaban nota y mecanografiaban en una vieja maquina de escribir (donde años después yo mismo lo haría) las papeletas de sitio. Una varita dio para que imaginara como sería aquella mañana jugando en mi casa con ella un día tras otro. Así pasaron los noches hasta que amaneció el día esperado, desde luego no fue como ese niño hubiera deseado, ya que el de 1979 no fue el mejor Domingo de Ramos, pero eso es lo de menos. Yo me sentí por vez primera uno de ellos. Un nazareno de la Paz. El señor de la fotografía es tal vez el principal responsable de esta historia. Él, Manolo Robles, junto a unos pocos jóvenes algunos de los cuales serían esos nazarenos de la fotografía, fundó mi hermandad y fue su alma mater durante años y la hermandad su vida hasta que esta toco a su fin. Junto a Ella estuvo mientras pudo y junto a Ella estará ilusionado viendo pasarlo días esperando un nuevo Domingo de Ramos. Quedan cuatro semanas."

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails