Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

martes, 28 de abril de 2009

13ª de abono: Morante o la música callada del toreo

Parece que las musas del toreo se han querido reunir ellas solas y acordar que un torero, solo uno, tuviera permiso para deleitarnos esta tarde con la faena más sentida, más pura, y más artística. Y esas musas han nombrado al diestro Morante de la Puebla como el torero que hoy se ha "despedido" de su cuerpo y ha toreado con el alma y con el corazón. Así se resume una tarde mala en lo que el aspecto ganadero se refiere, con una corrida de Juan Pedro Domecq que no mejora respecto al año pasado, y ha enviado 6 toritos "marca de la casa"; desrazados, falto de fuerzas, mansitos en el caballo, y en definitiva sin tener ninguna clase. No se salva ni uno, ni el que hizo tercero, en el que Morante, gracias a su insistencia y dominio, dejo una faena para el recuerdo......menos para la banda del Maestro Tejera....que parece que no estaba hoy por la labor de tocar la música. Eso sí, para pares de banderillas sin sentido (Alcalareño.....), para "El Cid", y para muchos otros toreros, la música que no falte. ¡¡Lo de la banda es "sobrecogedor"!!.
Pero lo que ha hecho Morante en el tercero de la tarde, ha sonado a algo grande, y ha dictaminado toda la plaza que su arte es la música callada del toreo.
Para empezar a ese toro lo recibió con unas verónicas de recibo de ensueño, pero tres de ellas han sido lentas, cadenciosas, marcando el compás, mentón en el pecho, ¡¡Pura toreria!!, y una media que ha dejado a la plaza totalmente mareada de júbilo. ¡¡Así si me gusta Morante!!...con esa naturalidad. Después el toro se ha cuidado en el caballo, y en banderillas ha molestado un poco a los banderilleros lo que no hacia presagiar una faena de altos vuelos. Pero Morante, y sus musas, algo han visto en este toro, y ha dejado una faena importante hoy en el coso baratillero. El toro sin llegar a romper, ha obligado mucho al torero, y ha aguantado el diestro miradas y arrebatos del toro, que en seguida hacia hilo con cada muletazo, lo que obligaba al torero a perder un pasito. Ese es el mérito de la faena a este toro. Le ha sacado muletazos por ambos pitones de forma magistral y admirable. Dos series con la derecha, de poder a poder, dejándole la muleta muy puesta y llevándose el toro a la cadera le ha servido a Morante para entender aún más a un toro que le ponía en cada pase una prueba diferente. Porfío con el derecho y le sacaba en cada serie dos o tres, rematados con un pase de pecho muy ajustado, y donde Morante en todo momento se ha sentido. Se gustaba...y la gente pidiendo la música....pero esto es el toreo...música callada. Y Morante a lo suyo, a seguir delante de la cara, ahora por naturales, y cada natural era más sentido, y único, mucho corazón, y todo muy puro. Gustándose en la colocación, adelantando la muleta mucho, y arrastrándola hasta el encuentro.....y enroscándose el toro en la cintura. Dos series más...sin música, y ha bastado para poner la plaza en pie. Faena importante de Morante. Sonó sin importarle un aviso, pero antes ha dejado una trincherilla, y un pase por bajo o de la firma, que ha dejado a todo el mundo de acuerdo; es decir, que la música para la banda Tejera.......y que aui se torea sin música a partir de ahora. Que pena que no matase, y que las musas no se hayan acordado de Morante en la ejecución de esta suerte. Una vuelta al ruedo, que el diestro no quería dar, fue el premio que Morante tuvo que aceptar del público maestrante. Lastima de espada. ¿Faena importante de Morante? Hoy me temo que sí, para el recuerdo y para aficionados. En el quinto, un toro sin clase, y esperándole un poco, no fu el mejor recurso para que Morante estuviera más minutos delante de la cara del animal. Abrevio sin más, extremo que hoy....hasta se le perdonaba.
De los demás actuantes poquito destacar, ante la flojedad de los astados, su falta de raza, y lo que es peor, debido a esas poquita fuerza que los animales arrastraban, ha puesto en peligro a Antonio Nazaré, que tomaba la alternativa, en el sexto de la tarde, y al diestro Enrique Ponce, sin demasiada fortuna esta tarde.
Enrique Ponce lo intentó todo, pero sin el resultado previsto. Con un toro segundo, probón, con cierto peligro sordo, y muy incomodo para el lucimiento, nada pudo hacer, y con el cuarto, un toro basto de hechuras y con la cara por las nubes, lo mejor que recetó fue una estocada, algo caída, pero de eficaz ejecución.
Antonio Nazaré, no tuvo su día para celebrarlo como hubiera deseado. Ante su primero estuvo valiente, y dejando su impronta de torero poderoso, pero sin que la faena rompiese. En el sexto, un toro que llegó con problemas por ambos pitones, estuvo muy decidido y firme, pero sus ganas, y sus reiterados intentos por agradar, pusieron nervioso a la parroquia. Silenciada su labor toda la tarde.....como lo estuvo la música en el tercero de la tarde....para fortuna del personal, pues vio el toreo en su plenitud. He dicho.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails