Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 10 de mayo de 2009

2º Novillada de abono: Deslucido encierro de Villamarta. Destaca Juan Luis Rodriguez, que corta una "orejita" al segundo de la tarde.

La frase que resume lo acontecido esta tarde en al Maestranza se traduce en la que un niño de apenas cuatro o cinco años le dijo a su abuelo en la grada: "Abuelo, ¿Cuando nos vamos?". Cuando les relato esta pregunta eran aproximadamente las 9:10 de la noche, e íbamos por el quinto de la tarde.......¿ha merecido la pena al niño su asistencia esta tarde?. Pues no. Hemos visto una sosa, mansa, y con mucho genio en los caballos, que no brava - no confundir dichos extremos - que poco ha servido para los novilleros. Los novillos has servido poco, pero tampoco los novilleros y las cuadrillas han demostrado unos niveles distintos o superiores. Mal picada, mal lidiada especialmente el lote de Damaso González (hijo). Cuando se quiere ser algo en la vida, y es ser torero, tienes que demostrar ciertas exigencias o actitudes, y no dejar "maniobrar" por tu cuadrilla.
Sin echar toda la culpa a los incipientes novilleros, Damaso González pecó de abusos y de alargar sus faenas demasiado, ante dos oponentes mansos y descastados, que poco trasmitieron al público maestrante. Porfió mucho con sus toros, intentando alargar las embestidas sin repercutir en el ánimo. Silenciado en ambos toros.
Juan Luis Rodríguez, de Albacete también, ha demostrado con el tercero su buen concepto del toreo. Pausado y quieto con el capote, quiso en todo momento agradar. Con ese tercero, un toro que repetía, por el derecho, aunque se iba suelto, por manso, en cada serie, dejó dos series por el pitón derecho de estimable relajación y sitio, rematadas con sendos pases de pecho que han gustado mucho en la plaza. Tras una serie sin el acople suficiente por pitón izquierdo, volvió a la derecha para dejar una serie larga y templada, y moviéndose "a compás" con la cadera, y dejando dos trincherillas, y un cambio de mano a la izquierda que han motivado los aplausos más fuerte de la tarde. Tras un pinchazo y una estocada algo desprendida, el público, generosamente, le ha pedido una oreja que la Presidencia ha otorgado. Ante el quinto, otro manso y descastado toro de Villamarta, nada pudo hacer, sino más bien la voluntad y el arrimón para querer agradar sin apenas eco en el tendido.
De Ernesto Javier "Calita", mejicano, afincado en Sevilla - no le afecta la gripe porcina - decir muy poco, pues no ha tenido material para decir algo. Ante su primero toro, un animal que se rajó muy pronto y molestó mucho en la lidia, tampoco se puede destacar algo. Ante el sexto, el novillo mejor presentado, y un "tío" de 500 kilos, con mucho genio, y adueñándose de la plaza, sólo destacar una tanda por la derecha, pero la falta de colocación del novillero, y su ambición, aún no desarrollada - al estar muy verde - no tuvo repercusión en los tendidos, que terminó pidiendo la hora en los tendidos. Tras un pinchazo y una estocada algo caída, fue silenciada su labor.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails