Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

miércoles, 26 de agosto de 2009

4º corrida de la Fería de Almería: Apoteósis de los inválidos. A José Tomás le regalan la puerta grande.

Y es que cuando la gente va predestinada a la plaza, y con un cartel "estrella", y con la presunción de que todo vale o todo es correcto, eso es apoteósico, y sobre todo una "fortuna" para el empresario taurino.
En Almería, mis paisanos esperaban, y "voceaban" en "tertulias taurinas, tabernas, y circulos taurinos" que José Tomás iba a ser el triunfador o el "torero de la feria", y la corrida iba a ser la apoteósis total.
Pues bien, siempre se ha dicho que si el toro no esta en la plaza, no hay verdad, ni hay emoción, ni existe la autenticidad de la fiesta. Pues esta tarde en Almería, la apoteósis de la vergüenza (taurina), ha sido el mal juego de los toros de Santiago Domecq, y la invalidez absoluta de los seís toros que se han lidiado esta tarde.

Sobre la base de la invalidez, hay que destacar que a excepción del quinto de la tarde, que se ha picado bien al toro, todo lo demás ha sido un simulacro de la suerte de varas, y sobre todo se ha picado muy mal. ¡¡Para meter en la cárcel a más de un picador!!
Con estos mimbres podemos expresar que el torero local tenía tambien la oportunidad de reivindicarse, y mostrar su toreo a la parroquia local que toda la tarde ha estado entregada con él, pero los inválidos toros no se lo han permitido.
Con el primero, un toro sin fijeza, y falto de fuerza, pudo sacarle partido, y estuvo voluntarioso y entregado, e intentando agradar al público, pero la faena no cogio el tono y ritmo deseado por ambos. Tras un pinchazo y una estocada algo atravesada, el publico de Almería le ovacionó, tras una levísima petición de oreja.
Con el cuarto, un toro burraco, de bonitas hechuras, no le dejo estirarse con el capote, pues el toro no acometía con prontitud y con esa boyantía, y el torero de Almería, no se confió con el capote. Si el torero no estaba confiado, el elemento agravante a mi juicio fue que en la suerte de varas fue picado muy mal, y eso creo que lo acusó demasiado, y fue la circunstancia de que el toro no rompiese. Si a eso le unimos que el torero de El Zapillo, nunca se confió con él, y se comtagió de la soseria del toro, se concluye que la afición de Almería se aburriese, y tras una estocada muy baja, le despidise con una ovación más de cariño que por lo artístico, pues esta tarde no ha sido la suya.
José Tomas ha sido el triunfador de la tarde, gracias a la benevolencia de la Presidencia de la Plaza de Toros de Almería, que ha sido la culpable de que hoy haya salido a hombros en Almería.
Con el primero estuvo variado con el capote, y realizando el que por ahora es el quite de la feria, con tres chicuelinas muy ajustadas, y una media, que ha "puesto loca" a la plaza. Con ese toro, un toro flojo pero con cierta trasmisión, sobre todo con el pitón derecho, ha estado siempre por encima del toro, pero sin posibilitarle rematar todos los pases, pues el toro salía suelto. Con la izquierda no se acopló pues era el peor pitón del toro, pero dejo siempre ganas y oficio. Dos tandas con la derecha fueron motivo suficiente para ser "tomasista", pero el toro se iba apagando. Ha estado por encima, pero fue una faena de detalles, de pinturería, y de pases de la firma, que tras un estocada algo desprendida, el público le pidió con rapidez la segunda oreja, y el Presidente, - que no aguanta la presión - le "regalo" la segunda. ¡¡Apoteósico!!
Con el quinto de la tarde, otro inválido, ha estado tirando de profesionalidad, oficio y técnica, porque el toro era descastado y soso. Tras un estocada, se le ovacionó con fuerza. Muchos matices en su actuación esta tarde en Almería.
Por último Daniel Luque, que se presentaba en Almería, ha salvado la tarde con una oreja facil y vulgar, por una faena intermitente, ante un toro - sobrero de la misma ganadería - rajado e invalido, por lo que la emoción y trasmisión escaseaba en el entorno, y tras una buena estocada, el público, que es muy generoso, le pidió la oreja que el Presidente concedió ¡¡No iba a ser menos!!
Con el sexto de la tarde, otro marmolillo de libro, estuvo voluntarioso, pero la invalidez y sosería del toro impidieron el lucimiento. Tras un estocada caída, se le despidió de la plaza con un silencio en los tendidos. Mañana será otro día.
Foto: Perez@larcon
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails