Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

martes, 13 de octubre de 2009

Ecos del 12 de octubre en Sevilla: «Muy poco público, benevolencia extrema y malos toros», según Carlos Crivell»

Hay que reflejar el animo que padece el aficionado y publico de Sevilla cuando analiza la temporada taurina que acaba de apagarse con la tradicional corrida del 12 de octubre. Baste leer a uno o dos periodistas objetivos, - o por lo menos lo intentan o disimulan, y no como otros que ven (6 toros) don no los hay - y darse cuenta de que algo esta fallando en esta bendida ciudad en lo que a toros se refiere. "Perlas" muy bien planteadas e importantes del crítico taurino D. Carlos Crivell, en su expresiva crónica, en las que refleja que «La temporada finalizó con una corrida que fue el reflejo fiel de la realidad taurina de Sevilla. Muy poco público, benevolencia extrema en los tendidos y malos toros
Amigo Carlos ten cuidado con lo que dices, y sobre todo por «esa benevolencia extrema en los tendidos», porque una persona de mi tierra, - la cual conoces por su actos - sin temor a equivocarse, en una entrevista a un medio local expresa o es de la teoría de que las personas que piensan que existe benevolencia tienen «una carencia taurina» importante, así que te recomiendo que tengas precaución al hablar porque los demás estamos "mu confundidos".
Sigue narrando Carlos Crivell, que «
esta corrida sin vida, una plaza cada vez menos seria, al menos en esos conceptos que siempre adornaron a la Real Maestranza. Así puede considerarse a una banda de música sin freno que ayer remató una temporada calamitosa. La Maestranza siempre fue modélica por la forma de amenizar las faena la banda de Tejera.». Pues si Señores (y Señoras, por supuesto), Crivell debe estar un poco harto para "dibujar" una calamidad en la Maestranza, y eso como aficionado me entristece.
Deja para el final lo que realmente los aficionados nos indigna, o por lo menos a mí, y es la falta de educación taurina que existe, y que se hayan perdido las formas más vitales en el aficionado, y es la falta de criterio. Pero claro si no existe ese criterio en el Palco Presidencial de cualquier plaza de toros, tampoco lo hay en la afición, dividida, caprichosa y falta de muchos valores taurinos por intereses más o menos "partiditas". Crivell sigue señalando, «Finalmente, el público, tan escaso como generoso. Impresionado por la cogida de Rubén Pinar al matar al tercero, pidió dos orejas para el joven espada, que había estado bien pero sin llegar a la rotundidad que siempre se han exigido en esta Maestranza para cortar dos trofeos. La presidenta volvió a estar en su sitio y dejó el premio en una oreja, muy merecida, pero que en el caso de conceder las dos hubiera depreciado la plaza aún más de lo que está actualmente. En la petición desaforada de orejas hay actitudes propias de plaza pueblerina, que muchas veces tienen como protagonistas incluso a profesionales que conocen bien las exigencias del coso.»
Recojamos las velas antes de que el barco se hunda, y sea demasiado tarde para darnos cuenta de que la fiesta nacional hay que cuidarla, pues de otra manera, hasta los periodistas y críticos taurinos "van a cantar" lo que a nadie le gusta leer o escuchar, y cuando alguien se de cuenta, será demasiado tarde. Y yo como Antonio Lorca, en su artículo- reflexión sobre José Tomás, digo: ¿Y en Sevilla, después del 12 de octubre, qué?. He dicho.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails