Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 13 de abril de 2012

2ª de abono en Sevilla: «Hortelano» se queda sin cortijo

La nota predominante de esta segunda de abono es que la crisis económica tiene su sentido, a tenor del aforo que ha tenido el segundo festejo de abono, que sin llegar a media plaza ha reunido a la afición para ver un encierro de Fuenteymbro, y a tres novilleros de distinto corte y clase. Muchos huecos  en la sombra.....y en sol, que si bien es cierto no la molestado mucho ante la nubosidad de la tarde, que incluso ha refrescado a lo largo que transcurría la tarde. 
La novillada de Ricardo Gallardo, correcta de presentación, le ha faltado raza y acometida para embestir, y ninguno ha destacado por su nobleza y bravura, excepto el quinto de la tarde, que fue desperdiciado por Fernando Adrián al no acplarse a las notables embestidas del animal. 
Javier Jiménez recibió de rodillas con una larga cambiada a su primer oponente que no le ayudó para estirarse con el capote. El fuerte viento en la faena de muleta le impidió centrarse en la embestida desrazada pero intensa del novillo y que Jiménez sólo aprovechó al final de la faena con unos templados derechazos. En el prólogo ni novillo ni novillero se entendieron, y la colocación no fue la deseada. Sin viento y con otro planteamiento quizás el novillo hubiera sido otro. Con la espada fatal, lo que motivó los dos avisos que sonaron. El cuarto pecó de falta de fijeza, y le constaba humillar, y que apretaba por los adentros, lo que provocó que la lidia fuera insufrible. La mala condición del animal alertó a Jiménez para estar con precauciones y al no derivar en triunfo tiró de repertorio efectista para robar unas palmitas, que le provocó una fea voltereta afortunadamente sin consecuencias. Una ovación fue su premio. 
Fernando Adrián que repetía en Sevilla después de sus actuaciones positivas en esta plaza el año pasado, no pudo estirarse con el capote, con un novillo que le faltó transmisión pero que cuando se colocaba la muleta en su sitio, el novillo quería buscar los engaños. Faena con muchos altibajos, y muchos pases que provocaron el aburrimiento del respetable. En este novillo Adrián debió estar mejor, ante un novillo que sien ser bueno, tenía la raza suficiente para soportar otra lidia. Con el quinto, Adrián mostró disposición para torear con el capote, y gustó la media con la que cerró la serie de verónicas. «Hortelano» se llamaba el novillo, y destacó por su nobleza y bravura en el último tercio de la lidia. Humillaba y repetía y demostraba ese motor de codicia que han carecido sus hermanos. Con ese novillo Adrián no ha terminado de rematar una faena, completada con la mano derecha pero imperfecta al natural, con falta de acople algunas veces, y con cierta templanza en otras. Ese novillo necesitaba más despaciosidad, más dulzura y menos pegapases. ¡¡Ay Fernando!!....que has dejado a «Hortelano» sin el premio de una honrosa vuelta al ruedo, y sin poder verle una lidia completa. Tras esa faena irregular el público de Sevilla le pidió con fuerza las dos orejas, por una estocada algo caida, pero de ejecución impecable, que la Presidenta, con buen criterio dejó en el otorgamiento de una sola oreja, con la falta a mi criterio de quizás un mayor reconocimiento al toro, ya que su juego y “velocidad” en la embestida eran dignos de ello, y quizás en otras manos u otra lidia los premios al torero se hubieran duplicado, pero el desmérito de Adrián provocó el efecto contrario.
Gonzalo Caballero, de Torrejón de Ardoz, que debutaba con picadores en Sevilla, ha tenido el valor de pisar esta plaza sin el oficio y la técnica que debe tener un novillero cuando se presenta en un plaza de 1º categoría. Con su primero ha demostrado que valor no le falta, ya que tanto con el capote como con la muleta demostró firmeza ante un novillo que buscaba al torero y donde las volteretas se sucedieron durante la faena. Faena sin música, y con los altibajos esperados que fue rematada de una gran estocada. Esa ejecución y las ganas del público para conceder una generosa oreja motivó que la Presidenta de la corrida la otorgase sin merecimiento alguno, y sin la petición reglamentaria. 
Con el último de la tarde, mostró la misma valentía y arrojo que en el anterior, y se fue al centro de la plaza a recibir con el capote al novillo por chicuelinas que no tuvieron el eco suficiente. Buen par de banderillas de Curro Robles que se desmonteró al banderillear a este toro. En la faena de muleta, Caballero aplicó la misma receta que en su primero, y la improvisación para torear, y la inexperiencia hicieron su presencia ante un novillo que pedía firmeza y terrenos adecuados. Esta vez el público se desesperó con el incipiente novillero.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails