Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

jueves, 19 de abril de 2012

8ª de abono en Sevilla: Una mansada en una playa

A decir verdad los aficionados que estamos asistiendo al coso del Baratillo para presenciar los festejos de abono tenemos el verdadero mérito de soportar alguna tarde tan soporífera como la de hoy, en la que bien nos podíamos imaginar estar, por ejemplo,  en Sanlucar de Barrameda, en Bajo Guía, en el Poma o en Casa Juan degustando un atún encebollado, con las Marismas al fondo, y observando como tres toreros de buen corte lidiaban un pobre encierro, desigual de presentación, flojo, manso y descastado de El Ventorrillo. Y digo esto porque a lo mejor la arena fina y aterciopelada de Doñana, o la siempre negra y suave de Sanlucar tiene mas lisura que el albero que se contempla este año en la Maestranza. Y es que este año noto que el albero de plaza parece la playa de Matalascañas, y así pareció indicar el torero Ivan Fandiño a su cuadrilla en la lidia del 5º de la tarde, quejándose de los hoyos y mal estado del ruedo de forma ostensible. ¡¡Por favor, Señor Valencia, o a quién corresponda, mande cuidar el albero, por el bien de los toreros actuantes!! (Omito al Sr. Canorea, pues esta ausente en su palco de empresa desde que empezó la feria). ¿Estará en la playa?, o ¿buscando un rastrillo para quitar arena?. No sabemos.
De la corrida hay que decir que los tres toreros se han justificado esta tarde. Diego Urdiales sorteó un primer toro blandito de manos, y sin codicia en los primeros tercios. Buen quite por gaoneras de Fandiño, con planta firme y presentando sus credenciales en Sevilla. En la muleta llegó el toro echándole la cara alta, con algo de genio, y desparramando la vista por el pitón derecho. Faena de probaturas y tesón por ámbos pitones sin que aquello levantara el vuelo. Con el sobrero de la misma ganaderia, un toro hondo que le permitió estirarse con el capote, y que apenas mostró nobleza en el caballo. En la muleta, Urdiales planteó soluciones a un toro que echaba la cara alta y cuando humillaba hacia hilo con el torero. Muchas teclas para un toro que no ofrecia garantia alguna. 
Iván Fandiño recibió a su primero de tres lances a la verónica muy bellos rematada con una media belmontina. Toro que apenas demostró clase en el caballo, y que sangró lo justo para que en la muleta se parase. Toro incierto en los capotes y en banderillas, que desarrolló soseria en la muleta, además de cierta carencias de raza. Lo mejor de la estocada que le recetó. Con el flojo quinto, un toro que debió devolverse, Fandiño apretó el acelerador, y a base de porfiar con el toro, y enjaretó dos naturales lentos y cadenciosos que fue lo más destacado de la tarde. Faena muy profesional que demuestra su gran momento, aunque la mitad de la plaza no le diese la importancia al trasteo final de Fandiño
Jiménez Fortes, con un toro de cierta presencia de pitones, bizco del pitón derecho, que se tapaba por ello, poco o nada pudo hacer ante la nula capacidad del animal. Picó de forma sensacional de ejecución Tito Sandoval, que fue muy aplaudido por el público maestrante. Fortés estuvo con mucho valor delante del animal, sacando pases de mérito hasta que aquello perdiera emoción. Con la espada un pequeño mitín. Con el último, un sobrero de Montealto, que topaba en los capotes, y salía suelto de las embestidas, se comportó como manso que era, y sus cortas embestidas fueron,algunas, templadas y muy firmes por el torero malagueño. Faena constante de valor y sacrificada en lo artístico que motivo silencios en la plaza en cada muletazo. Manoletinas para terminar que no terminaron de calentar al público. Con los aceros se repitió esa carencia, pero en esta ocasión con el verduguillo. 

Foto: Perez@larcon
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails