Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 26 de mayo de 2013

El triunfo pide respeto y educación

Y digo yo...los elementos o ritos del mundo taurino, entre otras cosas, se están perdiendo, y la afición o público se esta dejando llevar por un interés mediático acosado por la defensa de algo que debería tener cierto acompañamiento de educación y valores en positivo. Me explico: Si actualmente la chavalería dominante y el publico dominado abusan de defender valores para la fiesta, y esos actos lo hacen de forma inadecuada se puede vender al exterior o a las personas ajenas, otra cosa que no es bueno, ni educado e idóneo para los valores que le quedemos dar a la tauromaquía. 
Y expreso esto porque en Madrid el otro día, cuando a Talavante fue sacado a hombros de la Plaza de Toros de Las Ventas, con una esperpéntica forma de colgar a hombros a una persona, y quitarle el bordado del vestido de forma imprudente, temeraria y poco educada, reflejó que el público y chavalería del Siglo XXI no demuestran con esos actos ningún respeto para la fiesta, ni para el torero que se ha jugado la vida previamente en el ruedo. Y esa acción del torero merece el respeto del público, y por tanto una salida a hombros ordenada, educada y pasional, pero sin alterar el estado de ánimo afligido en forma brusca o dañina para algo o alguien. 
Debemos los aficionados darle la categoría y sentimiento necesario a cada visión de las sucesivas puertas grandes que veamos, con devoción al torero, y respeto a la cultura y tradición de cada sitio, pero sin lamentar la mala imagen del pasado jueves, que como bien dijo alguien por las redes sociales, más que un torero saliendo triunfal parecía un Cristo Crucificado yacente sacado en andas por sus costaleros en procesión. Esa imagen además de injusta para el torero, fue cruel para la visión de la fiesta y el sentimiento de un pueblo, que para nada supo comportarse.
Esperemos que para la próxima vez impere la cordura y el sentido común, y Madrid, y cualquier afición de España, demuestre que las salidas a hombros de los profesionales, por muy bien o mal que nos sienten, se fundamentan par agradecerle nuestra admiración, respeto, y proclamación de que esa tarde nos ha hecho vibrar con lo realizado artística y sentimentalmente en la plaza. 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails