Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Un desfase en el País de Lorca

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, el significado de la periodismo aparece como la «captación y tratamiento, escrito, oral, visual o gráfico, de la información en cualquiera de sus formas y variedades». Y conforme a su tenor literal, nos aparece otra palabra que encadena otra unidad lingüística a comprender - captación -, y la RAE afirma que captar es «aquello que sigue por virtud de una causa». ¿ Y por qué escribo esto, pensarán ustedes?. Pues en relación al artículo del crítico taurino Antonio Lorca, bajo el desolador, y para nada real, título: «Los toros son el décimo espectáculo de masas de España (y no el segundo)», publicado en el Diario El País, el día 6 de diciembre de 2016. Un artículo en el que todo se resume a decir que el espectáculo taurino no es el segundo espectáculo en afluencia de público, comparándolo con otros hábitos culturales que no pueden catalogarse como espectáculos, bajo la perspectiva de los datos que desprende la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales 2014-2015 que publica el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través de encuestas personales hechas a la ciudadanía de toda España, tiene que tener alguna causa superior para que produzca un desfase entre lo publicado e informado y la realidad de lo que desprende la encuesta. En síntesis yo lo veo así, para desmontar la realidad que pública El País, y Lorca.
Me extraña el contexto y análisis del artículo de Lorca, porque tiene algunas inexactitudes y malas percepciones porque contextualizan unos datos que para nada pueden llevar a la conclusión, o a la interpretación que muy alegremente hace en su publicación. Para empezar en su publicación dice que la citada encuesta ha sido «conocida hace solo unos días», extremo que no es real, porque la misma esta publicada, y editada, en al página Web del Ministerio, desde septiembre de 2015, por lo que me imagino que el crítico la ha conocido tarde y mal. Yo la conocí, y la estudié como aficionado hace un año. 
Por otra parte, y lo esencial, es que desvirtúa lo que es la esencia de la encuesta con la finalidad de dar un noticia o titular que, conforme a la propia encuesta, para nada refleja el tratamiento de la información publicada en su artículo, ya que el sólo parece deducir que el espectáculo taurino se ha relegado al décimo puesto por los datos ofrecidos. No es verdad. 
La gráfica 62 de la Encuesta (ver imagen), refleja con exactitud, y sin ninguna mala intención, las personas que han asistido a otras actividades relacionadas con el ocio y la cultura en el último año (2014-2015), y es verdad que la posición de los toros, ocupa el décimo lugar, pero dentro de esas actividades, y como premisa fundamental, es lógico razonar que solamente los deportivos y los taurinos deben calificarse, strictu sensu, como espectáculos públicos, donde la concurrencia de espectadores, por su seguridad y orden público, es superior a la calificada como una simple mesa redonda o centro cultural que ocupan puestos más elevados que los toros. Ese gráfico, sigue diciendo, que como espectáculo, el taurino, pese a quien le pese, sigue siendo el segundo espectáculo en España. 
Por último en la página 62 de la referida encuesta, cuando analiza las personas que han asistido en el último año, 2014-2015, a otras actividades culturales o relacionadas con el ocio, como se aprecia en la imagen, se distingue claramente dos tipos de espectáculos, los deportivos y los taurinos, pero dentro de los deportivos, no distingue la encuesta, por que no es su propósito, a que clase de espectáculo deportivo acude la ciudadanía, y lo hace de manera global, por lo que deducimos que la declaración de Lorca de declarar al espectáculo taurino como el décimo “espectáculo de masas” no tiene base objetiva.
Lorca me ha decepcionado con ese titular, porque estimo que ha valorado otros intereses. Será la editorial, que no pasa por sus mejores momentos, con una identidad más liberal que progresista; o se buscará con su texto canalizar los deseos de dar cobertura a algún animalista frustado para luego justificar ataques a la Tauromaquia. Basta ya de mentiras, difamaciones e informaciones poco rigurosas sobre la realidad de la fiesta, que es mala, pero no catastrófica, ni por supuesto, relegada, sin ningún rigor científico, a la posición que quiere otorgarle el crítico Antonio Lorca, que con su mala interpretación ha dado margen a los animalistas para sacar rédito a un titular un poco desfasado conforme a la propia naturaleza y fines de la Encuesta que publicó el Ministerio el año pasado. Seamos serios y que la captación y tratamiento de información sea veraz, contrastada y conforme a datos concluyentes sobre la materia.
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails