Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

lunes, 8 de mayo de 2017

Última de Feria en Sevilla: Pepe Moral, al natural, triunfa con la de Miura

Última de la feria en Sevilla, con algo menos tres cuartos de plaza en los tendidos para ver la la tradicional corrida de Miura, que en términos generales ha servido, - excepto el flojo primero - y ha tenido muchos matices. El lote de la corrida fue aprovechado por Pepe Moral, que ha sido quién ha apostado en sus dos toros, y ha demostrado un punto más de cabeza y calidad para estar delante de los siempre dificiles "Miuras". 
Antonio Nazaré tuvo un primer oponente que se dolió mucho en el caballo, y su flojedad era ostensible. Porfió con el pero su escasa acometida terminó por aburrir al torero. Con el cuarto, un toro alto, con más cuajo que sus hermanos anteriores, lo recibió sin apreturas con el capote con rodilla en tierra, y ganándole terrenos al toro. Se movió en el caballo que fue picado eficazmente por Manuel Jesús Ruiz Román. En la muleta llegó el toro algo parado, y la impericia del torero en este tipo de corridas le anduvo toda la tarde sin ajustes, a pesar de la poca condición del animal. Faena entre pitones para calentar a los tendidos. Tras una estocada fue ovacionado. 
El palaciego Pepe Moral demostró sus ganas desde el primer momento. Toreó con gusto a la verónica y respondió a un quite por chicuelinas de Esau Fernández. Estructuró una faena por mabos pitones, que fue credciendo en intensidad. Faena de menos a más, y mucho más cenytrada cuando cogió la zurda. Los derechazos tampoco fueron malos y su quietus, y su poderosa muleeta gabana enteros a un toro que se dejó pegar las cuatro series que tenían. Moral lo entendió a la perefección y tras uan estocada entera se le pidió con fuerza una oreja que la Presidencia otorgó. Todos contentos.
Con el quinto, Moral volvió a repetir el guión. Dos revoleras de rodillas, y unos lances de capote suaves y cadenciosos para animar al personal. El toro tuvo buen son en todos los tercios. En la muleta el toro tenía un trazo recto y noble, y por el pitón izquierdo Moral bordó el toreo. Fueron cuatro naturales largos, con mucho empaque que motivó que la plaza se pusiera en pie para aplaudir una serie llena de emoción y verdad. Después una serie por la derecha, un trincherazo de categoría, los adornos para salir de los engaños, una faena clásica, poderosa y firme y ante un Miura. Pero esa faena, para cortar dos orejas, debió rematarse con una estocada en todo lo alto. Una lastima que la estocada entera que recetó Pepe Moral cayera baja, muy baja, y el premio quedase en una oreja. Oreja de Ley. Mis felicitaciones para la Sra. Moreno Muela, por mantener el criterio en toda la Feria. Pitada de órdago al palco. Moral a lo suyo, se pegó dos vueltas al ruedo. Eso se llama provocación. 
El diestro Esau Fernández se fue a chiqueros a recibir a un toro, y la fortuna estuvo de su parte porque resultó arrollado. Se lo llevaron a la enfermería conmocionado para salir a los cinco minutos. En ese intervalo el toro fue lidiado pesimamente, y picado en exceso. En la muletra el camero poco o nada pudo hacer. Entre la conmoción que le mermó en esa lidia, y la inoportiuna lesión en una mano del toro, todo se desvaneció. 
Con el último de la tarde, y que cerraba la feria, Fernández quería agradar con su toreo efectista y voluntarioso. Se dejó picar algo más en el caballo. Un toro que tuvo recorrido, y cuando se le hacían las cosas bien metía la cara con cierto aire de nobleza. Esaú quizás lo entendió a la mitad, y la faena se diluyó sin apreturas y con muchos pases sin criterio. Tras un pinchazo todo quedó en leves palmas de despedida. 

Foto: Maestranza-Pagés
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails