Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 23 de junio de 2017

Novillada de abono en Sevilla: Cadaval, oreja con dos buenos "Talavantes"

Se puede decir que la tarde-noche era fesquita o menos acuciada de calor que días pasados, lo que permitió que el público asistente - 1/4 de plaza aproximado - estuviera cómodo para presenciar la novillada de abono. Muchos recuerdos en el  sentimental minuto de silencio por la muerte de Iván Fandiño.
Una novillada donde se lidiaron novillos de Talavante - puro Núñez del Cuvillo - con tres muy bajos, lavaditos de caras - los tres primeros - y otros tres, que tuvieron buena presencia y estampa. Mejor lote se lo llevó Cadaval (1º y 4ª), con dos novillos que tuvieron raza y condición de emebestir, y una nobleza exquisita. De lio gordo. Cadaval estuvo mejor que enotras oacasiones, pero le faltó rematar. Tuvieron una cosa buena, y es que la novillada fue bien al caballo, incluso algunos recibieron mucho castigo lo que mermó, quizás, su juego en la muleta. Interesante juego de los de Talavante, aunque algunos pecaron de sosos y falta de trasmisión. El peor lote se lo llevó David Salvador.   
Alfonso Cadaval se fue a chiqueros para recibir a un novillo que tuvo fijeza y nobleza. No se confió en el capote, y en el caballo empujó. Cadaval brindó al público y evidenció ganas en los primeros compases en una faena que nunca terminó de arrancar. Lo mejor una serie al natural. Se diluyó en una faena que le faltó cabeza y le sobró corazón. Tras pinchazo y estocada se dio una vuelta al ruedo por su cuenta. Nadie se la pidió.
Con el cuarto se vio la mejor versión de un novillero que le pesaban las dos tardes anunciadas. Mostró una cara positiva y lo que hizo en el capote y la muleta tuvo sentido. El animal le propició sentirse a gusto. Tuvo empuje y recorrido y cuando embestía lo hacía con prontitud. Tuvo momentos buenos por ambos pitones pero quizás gustarían más, dos series al natural. Faena larga, muy entregada y con un público que jaleaba todo lo que el novillero interpretaba. Tras una buena estocada se le pidió con fuerza una oreja, que la Presidencia otorgó.  
Alejandro Gardel - que debutaba en Sevilla- pechó con un primer novillo que le faltó transmisión y raza. Ni se acopló con el capote ni le cogio el aire a las sosas embestidas del animal. Lo mejor la estocada entera que ejecutó. 
Con el sobrero quinto, que tuvo una pelea en el caballo interesante, Gardel estuvo dispuesto ante un animal que le costaba humillar. Protestó mucho en la muleta y estuvo dispuesto pero con mucha frialdad. 
David Salvador - que pisaba por vez primera el albero maestrante - demostró valor y firmeza ante un novillo que llegó con genio y algo de castita a la muleta. El novillero dejó patente que no le molesta torear cerca de los pitones. Lo intentó todo. Mal con la espada, fue silenciada su labor.
Con el sexto, un toro que se durmió en el caballo y empujó con celo en el mismo, volvió a demostrar su valor y dominio ante un animal que tuvo poca raza y casta. Se apagó pronto el animal en la muleta y aquello perdió todo el sentido.

Foto: Maestranza-Pagés
 


Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails