Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 28 de enero de 2022

La empresa «Lances de Futuro» se presenta oficialmente en Almería

Como informa el diario La Voz de Almería, «el empresario José María Garzón y su empresa ‘Lances de Futuro’, que gestionará la Plaza de Toros de Almería, ha hecho su primer paseíllo en la ciudad, con la presentación de su proyecto en la Escuela Municipal de Música y Artes de Almería (EMMA). Arropado por las autoridades, peñas taurinas y aficionados, José María Garzón se ha llevado la primera ovación al afirmar que “Almería se merece a la Unión Deportiva en Primera División del fútbol y una Plaza de Toros también de primera”. Una frase que acompaña con un pase natural al afirmar que “quiero absorber todo lo que es la ciudad, su tejido social”, y que ha rematado con una faena definitiva: “queremos hacer un gran proyecto, mucho y bueno, pero para eso necesitamos el apoyo de la afición llenando el coso taurino”. 
 Tras varias décadas con los legendarios Chopera, la familia Cuesta ha dejado en manos de otra gran empresa de prestigio, ‘Lances de Futuro’, la gestión de la centenaria Plaza de Toros de Almería. Su máximo responsable ha presentado el proyecto ‘Almería vive la magia del toreo’, con el que quiere que “la tauromaquia no se centre sólo en los días de Feria y la cultura del toreo se extienda durante todo el año en la ciudad”. Por eso, espera que ya en marzo comiencen las actividades, que incluirán conferencias, gastronomía, música, arte, actividades en la Universidad, talleres para niños, propuestas para todas las edades durante los doce meses del año”. 
 A la presentación del proyecto ha asistido el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Almería, Diego Cruz, el diputado de Cultura y Cine, Manuel Guzmán, la delegada provincial del Gobierno de Andalucía, Maribel Sánchez, y la delegada provincial de Cultura y Patrimonio Histórico, Eloísa Cabrera, en un acto presentado por el almeriense Juan Rafael Aguilera y la asistencia de la periodista Victoria Collantes, de Movistar.»
 
Foto. Baltasar Gálvez

lunes, 4 de octubre de 2021

Última de San Miguel: Gran tarde de Escribano y torería de Morante para cerrar el abono

Era la última de abono y la tarde que se recordará como aquella en al que Morante de la Puebla se encerraba con los toros de Miura. Mucha juventud en los tendidos para presenciarlo, mucho barbilampiño que necesita aprender - como aprendimos nosotros - para no soltar estupideces como algunas que se oyeron en la grada de sol, y que dice muy poco, de esos jóvenes y de la afición de Sevilla. Era tarde especial pero no para decir tonterías. Y hasta hubo gente que lo oyó y recriminó los ignorantes comentarios y es que la tarde era para disfrutar y sentir. 
Los toros anunciados de Miura, tuvieron juego y presentación desigual, no fue esa corrida pareja que nos tiene acostumbrados la casa, y que tuvo su mejor toro, el segundo de la tarde, de nombre "Cuajadito" y en el que le faltó quizás el premio de la vuelta al ruedo. Toro muy completo que fue lidiado y toreado muy bien por Manuel Escribano
Morante sorteó un primero, que se dejó en el capote, aunque a ratos porque salió abanto de salida y donde Morante interpretó varias lances a la verónica de ensueño. El galleo posterior para llevarlo al caballo levantó al público. Después el quite por verónicas rematado con una media tuvo un sabor enorme. Luego en la muleta, el toro desarrolló sentido y Morante tuvo que abreviar pero dejó detalles de torería. 
Bajo de presentación fue el Miura que le correspondió a Morante, su debilidad de manos hizo que saliese un sobrero de Virgen María que tuvo nobleza pero la raza justa para que dibujase series mandonas, sentidas y rematadas con trincherillas y pases de pecho de enorme sabor. Al natural lo intentó y dejó también algunas series estimables. Estocada baja que incluso se le pidió la oreja con fuerza, pero el propio diestro declinó la petición y la vuelta al ruedo. Honestidad e integridad para un torero en su mejor momento artístico y sobre todo sale muy reforzado tras la Feria de San Miguel. 
Manuel Escribano se fue a recibir a porta gayola su primer toro, y aguantó las primeras embestidas con unos lances a la verónica de estimable limpieza y templanza. En el caballo dos varas bien ejecutadas ante un animal que demostró bravura en el caballo. En banderillas estuvo ágil y presentando credenciales de una aptitud física enorme. Juan Sierra rozó la perfección en la lidia. Faena importante de Escribano, donde las series con la mano derecha tuvieron templanza y ligazón, ante un animal noble y repetidor de Miura. Con la izquierda se acopló menos el torero y el toro en un descuido le hecho mano de forma dramática, afortunadamente sin consecuencias. Faena poderosa y muy compacta que tras una estocada entera y de rápida muerte para el animal, las dos orejas cayeron rápidamente. Y la vuelta al ruedo al toro se pidió y no se concedió. Era de premio al toro. 
Se fue otra vez a portagayola para recibir al quinto, y volvió a demostrar un saludo eficaz y poderosos con el capote. El animal molesto en todo momento, se defendía de los engaños, e incluso en banderillas se lo puso difícil. Faena y trasteo voluntarioso donde dejó patente su enorme capacidad y voluntad pero era imposible pegarle un pase al animal. 
Pepe Moral tuvo un toro que le permitió estar a gusto a ratos, porque llegó a la muleta con algo de sentido y al tercer muletazo reponía y no permitía ligar los pases. Faena voluntariosa que no tuvo mayor virtud que estar el palaciego voluntarioso y poco más. Tras pinchazo y estocada fue premiado con un saludo desde el tercio. 
Con el último, Moral tampoco tuvo opciones con un animal bronco y a la defensiva. Muchos pases y sin definir nada, lo que provocó la impaciencia del personal. Silenciada su labor.

Foto: Maestranza- Pagés
 

domingo, 3 de octubre de 2021

13ª Feria de San Miguel: Después de la resaca...Urdiales.

Los aficionados, camino de la plaza, veníamos hablando de la resaca que teníamos en el cuerpo tras la faena de Morante la tarde anterior, y que sensación teníamos con la tarde de hoy, con un cartel atractivo pero con el paladar distinto. Era una sensación rara, pero con ganas de saber si podíamos seguir disfrutando del buen toreo. Y se disfrutó, pues Diego Urdiales nos emocionó en el cuarto de la tarde. Los toros de Garcigrande tuvieron presentación, algunos hasta feas hechuras, y tuvieron un juego desigual. El tercero el más potable, pero el segundo y cuarto tuvieron detalles de nobleza.

Diego Urdiales tuvo un primer toro, que de hechuras era más bien de carretas. Su genio y edad (casi seis años) se notaron en el caballo, con tres varas y derribando al caballo. Después en la muleta, el riojano se fajó con él, sobre todo por el pitón derecho, donde destacaron algunos muletazos muy poderosos. Con la izquierda apenas tuvo opciones. 

Con el cuarto, llego la explosión con un ramillete de verónicas de excelente ejecución y dos medías de ensueño. Se cuidó en el caballo y Urdiales empezó a definir una faena de ensueño, de magia y de toreo. La colocación y los cites, dando el pecho en el embroque embrujaron a la Maestranza. Faena sentida, llena de aroma y muy del gusto de la afición de Sevilla. Importante la faena con la izquierda, donde el toro se acoplaba menos y donde Urdiales dejó momentos estelares. Pero dos naturales, lentos y cadenciosos fueron maravillosos. Tras la estocada, dos orejas. Faena para el recuerdo. 

José María Manzanares tuvo un primer oponente que tuvo movilidad y nobleza. Se ajusto discretamente con el saludo capotero y algo más con la muleta, donde dejó algunas series estimables, sobre todo con dos naturales soberbios. Faena a menos que fue rubricada con una oreja tras una buena estocada. 

Con el quinto, un toro manso que había que hacerle las cosas muy bien, desde el principio el diestro cogió las riendas de la lidia y lo sometió con el capote. Espectacular par de banderillas de Daniel Duarte. El toro llegó con mucho genio y el alicantino le intentó meter en el canasto pero el animal no tenía las condiciones adecuadas. 

Ángel Jiménez - sustituto de Aguado - tuvo un primer oponente que fue noble y colaborador y donde gustó su recibo con el capote, con varias verónicas muy cargadas de sentimiento y rematadas con una media que tuvo mucho gusto, llevándose el toro a la cintura. Los dos pares de banderillas, de poder a poder de José Chacón., inconmesurables. Faena inconclusa del diestro ecijano que tuvo momentos brillantes con series muy mandonas y relajadas con el pitón derecho pero que la faena decayó cuando se pasó a la izquierda. El toro pedía sitio y distancia y el diestro no lo entendió a la perfección. Tras pinchazo y estocada, saludo desde el tercio y el toro aplaudido en el arrastre. 

Con el último que cerraba la tarde, el ecijano estuvo por encima de un toro reservon, con la cara muy alta en cada embroque, y donde Jimenez estuvo muy dispuesto y con cierto valor tuvo varias series muy aceptables. A estaría acordando de ese tercero, cuando ya tocaba irse por la espada, que por cierto, mató de una certera estocada. 

 

Foto: Twitter Maestranza-Pagés

 

sábado, 2 de octubre de 2021

12ª Feria de San Miguel: ¡¡Ay Morante, que bueno que viniste!!

Cartel de no hay billeets en la maestranza para ver un cartel muy completo, con tres toreros diferentes, pero queridos en Sevilla, y eso se notaba en la plaza, algo querenciada al triunfo facil en los últimso çdias y al aplauso facil. Eso pasa todos los días, y es que la afición, caliad ha perdido, también en Sevilla, ya que se apludo todo, se haga mal o regular. Pero bueno que me voy. 

Emulando al periodista deportivo Victor Hugo Morales, la tarde se resume, en: ¡¡Que bueno que viniste, Morante!!. Y es que el de la Puebla, vinó y triunfo, cuando la bocina de la mansedumbre, flojead y decastamiento sonaba la puerta con el encierro de Juan Pedro Domecq. Una cosa debe quedar clara, que el triunfo de Morante no empolve el mal encierro de presentación y juego de Juan Pedro Domecq hoy en Sevilla. Muy mal en todo, porque Morante se inventó una faena. Que quede bien claro. 

Morante poco pudo hacer con el sobrero de la misma ganadería, flojo y descastado, se defendió en todo momento y donde el de La Puebla se desesperó. Con la espada otro mitin. 

Con el cuarto saludo con unos lances muy personales a modo de tijerillas invertidas que tuvieron gusto y aroma de toreo antiguo, para luego llegar la expresión más barroca del toreo a la verónica. Fueron varios lances pero dos, muy largos y templados rematados con una media sensacional. En la muleta, sin ser bueno la disposición y entrega de Morante tuvo su momento más explosivo en las tandas finales. Las más intensas de la feria. Faena barroca, de sentimiento y de tres series con la mano izquierda, que tuvieron una verdad y plasticidad enorme. ¡Dos fueron lentísimos!. ¡Que manera de torear, a un toro malo!. Tras una trincherilla, y para evitar soltar la muleta fue prendido sin consecuencias. Cuando tenga uno bueno….decía uno, y no le faltaba razón. La entrega total, la pureza, solo para su toreo. Tras una estocada, dos orejas de ley. 

Juan Ortega con su primero tuvo su mejor versión en la muleta, tras nis dejarle estirarse con el capote. Solo Roca Rey en un quite por chicuelinas levantó las primeras palmas. En el último tercio, faena compacta y con esa naturalidad que le caracteriza materializó varias series con la derecha y varios pases de la firma de antología. Con la izquierda la poca flojedad del animal le ayudó a ralentizar la embestida y templar y mandar a muy poca velocidad. Lastima que el toro no aguantara más. Fallo a espadas y saludos desde el tercio para el torero.

Con el quinto, volvió a dar una pincelada de lo bien que torea a la verónica, pero el toro fue a menos tras la suerte de varas. Faena discreta y falta de ritmo por la falta de raza del toro. 

A Roca Rey le tocó en suerte un flojo, y mal presentado, toro de Juan Pedro que desarrolló algo de sentido y le costaba seguir el trazo de la muleta tras el tercer muletazo. Mandó a derechas, sin los ajustes adecuados, pero los muletazos fueron poderosos y de trazo largo. Con la izquierda el acople fue mejor, y cruzado en todo momento, puso valor y sometimiento aunque la faena bajo de nivel. Mato de estocada baja. 

Con el que cerraba la tarde, fue emotivo el saludo capotero, donde lo recibió sentado a tablas y sacando a los medios por verónicas para rematar con una revolera de rodillas. El toro se puso incómodo en la muleta, y el peruano tuvo mucha disposición y valor en algunas ocasiones para aguantar las miradas del animal. 

 Foto. Twitter La Maestranza

 

viernes, 1 de octubre de 2021

11ª Feria de San Miguel: A oreja por coleta, ¡¡Y todos tan contentos!!

Casi lleno en los tendidos para presenciar una corrida de los Hermanos García Jiménez - Olga Jímenez, algo desigual de presentación - impresentable el noblón que hizo quinto - y que ofreció un juego poco uniforme pero con algo de fondo, lo que se tradujo en un festejo entretenido que no tedioso. Y eso que a lo que menos teníamos fe algunos era al juego de los toros, teniendo en cuenta los antecedentes de la misma. 
Julián Lopez “El Juli” demostró de salida que venía a por todas. Lanceó con templanza a un noble toro  que tuvo fijeza y que se desplazaba en los engaños. Faena despegada en algunos tramos pero con mucha firmeza que tuvo eco en los tendidos. Tras estocada trasera se le concedió una oreja. 
Con el cuarto, tampoco pudo sacar conclusiones positivas. El toro, flojo y sin raza, impedía cualquier clase de progreso hacia el lucimiento. El madrileño lo intentó todo, y hasta falló en la suerte de matar. 
José María Manzanares sorteó otro toro que tuvo posibilidades en la muleta, aunque manseó en los primeros tercios, se dejó pegar en el caballo. Faena de corte de la casa, donde se acopló muy bien al natural. Practicó ese toreo de empaque con tintes de mando para dejar algunos pases de bella estampa. Fallo a espadas y todo se quedó en una ovación desde el tercio. 
Con el quinto, un "novillo" que no debió ser lidiado por falta de remate, fue protestado de salida por su falta de fuerzas. Se mantuvo tras ser lidiado muy bien por Daniel Duarte, que supo darle espacio y tiempo. Eso mismo le recetó el alicantino que supo realizar una faena aseada, templada y ligando y terminado las series con mejor acople en los pases de pecho. El toro sucumbió y antes de que el diestro cogiera la tizona, se tumbó en el suelo, pidiendo la muerte. Lamentable imagen. En resumen, se realizó el toreo moderno para matar de una estocada y cortar una orejita muy sevillana. Todos tan contentos. 
Paco Ureña anduvo muy sólido con el saldo capotero al primero de su lote que remató con una media muy ajustada. El toro se apagó en los tercios siguientes y poca continuidad tuvo en el tercio final. Faena voluntariosa ante un animal que pedía la muerte. Silenciada su labor. 
Ureña cerró la plaza con un toro con algo de genio, que desarrolló peligro en banderillas y que en la muleta no se tragaba ningún muletazo. El murciano asentó las zapatillas en el albero, puso disposición y mando y soportó las sordas embestidas con peligro del animal, aguantando miradas y dejando series muy firmes por ambos pitones. Se veía cogido al murciano en cada serie, pero eso hizo que la faena subiera de nivel y de emoción. Por ello sonó la música. Tras una gran estocada. algo caída, se le pidió por el respetable una oreja que la Presidencia otorgó. La oreja más legitimada de la tarde. 

Foto: Diario de Sevilla  
 

jueves, 30 de septiembre de 2021

10ª Feria de San Miguel: Fracaso de Fuenteymbro en la Maestranza

La décima de abono no pasará a la historia por ser una tarde más presidida por una corrida de Fuenteymbro, excesivamente bien presentada - aunque algunos toros, muy feo de hechuras por exceso, y no para una plaza como la de Sevilla - que no tuvo raza, clase a excepción del tercero, que se complementó bien con un torero como Daniel Luque, que se encuentra en un magnífico momento. Media plaza del aforo permitido se cubrieron los tendidos, para presenciar un festejo que fue rápido de ejecución (2 horas y 10 minutos) al no tener la corrida enviada ningún elemento para destacar. Dos tardes seguidas en la Maestranza así desespera, por lo que la "nueva normalidad" que anhelamos tiene parámetros parecidos a la última feria antes de la pandemia. Esperemos que cambie el rumbo.  
Antonio Ferrera tuvo un primer toro, fuera de tipo para Sevilla, gordo y con hechuras de toro viejo, donde Ferrera lo intentó por ambos pitones pero sin que aquello despegara. 
Con el cuarto, agarrado al piso y sin la raza suficiente, el extrémeño tampoco sacó nada en claro de un toro muy falto de todo. A estas alturas la corrida se hacía cuesta arriba por el poco lucimiento de los toros.
Miguel Ángel Perera, lidió un jabonero sucio que transmitió muy poco y encima no le sobraban las fuerzas. Perera estuvo asedo y discreto ante la poca acometida del animal. 
Con el quinto, tampoco pudo lucirse y ponerse cómodo ante las escasas acometidas del animal. En banderillas apretó e hizo que Curro Javier saludara tras el tercio de banderillas. Lo intento todo en la muleta, porfió para nada. La escasa raza del animal evidenciaba que aquello no tuviera la continuidad deseada.  
Daniel Luque bordó el toreo a la verónica en el recibo capotero al tercero de la tarde, que fue rematada la serie con dos medías de excelente ejecución. Soberbia presentación. Toro noble este de Fuenteymbro que se dejó pegar en el caballo y donde Luque realizó una faena intermitente, explosiva y templada al principio y con algunos desajustes al final. El toro se aquerencio en la medianera de las rayas de picar y Luque acortó espacios y la faena decayó un poco. Tras pinchazo y estocada algo caída fue obligado a saludar desde el tercio tras leve petición.
En el último, salió con las mismas ganas que en su primero, - con otro animal feo de hechuras - pero el comportamiento espeso del animal, con mucho genio, impidió el lucimiento.  
 
Foto: Diario de Sevilla (Juan Carlos Muñoz)

miércoles, 29 de septiembre de 2021

9ª Feria de San Miguel: ¿Y si repiten otra vez, con otra novillada?

La pésima y mansa novillada de Rocio de la Cámara se recordará en un lustro de tiempo, y es que desde el primero al último novillo - con la mínima aportación del cuarto de la tarde - fueron pareciendo todos los fantasmas que aparecen para calificar a una mala ganadería. Novillos reservones, con peligro aparente y sordo, con poca clase y poniendo en aprietos a todos los profesionales. Para colmo en el último, cogió de muy mañas formas al subalterno Juan Rojas, un broche poco apetecible porque nadie se merecía irse herido. Todos los novilleros, sin excepción, hicieron un esfuerzo encomiable y es por ello, que si fuera empresario, ya tendrían que estar puesto en el abono del año que viene y darles una nueva oportunidad con otra novillada de garantías. Eso es lo que tocaría. 
Dicho lo cual, podemos decir que Juan Pedro Garcia “Calerito” estuvo con oficio y solvencia para lidiar un incierto novillo que desparramaba la vista en todos los tercios. Faena tapando los defectos del animal y dando los toques adecuados para intentar ligar los pases al animal. La poca transmisión del animal y la falta de raza no permitieron mayor lucimiento. 
Con el cuarto, otro novillo que manseó y que tuvo genios el último tercio, el de Aznalcollar demostró disposición desde que se fue a esperarlo en toriles. Buena disposición y ajuste en tandas cortas y para el fueron las primeras palmas de la tarde y los primeros compases de la banda tejera. Faena entonada y que le dejó estar a gusto sobre todo por el pitón derecho. Tras una media estocada perpendicular fue pedida la oreja, y sin la mayoría suficiente, por lo que la Presidencia estimó no concederla. Vuelta al ruedo del torero y pitos para el palco. 
Manuel Diosleguarde sorteó otro animal que le costaba entregarse en los engaños. En el caballo un mero trámite donde echó la cara arriba. Intentó el quite Jorge Martinez con dos coladas, la primera al intentar una gaonera y la otra una chicuelina, que acreditaba la mansedumbre del novillo. Con la muleta, el comienzo de faena, con suavidad y con la mano e derecha tuvo su importancia. Otro novillo que desparramaba la vista y que pedía colocación y firmeza en las muñecas y donde el novillero entendió a la perfección. Lo probó por el pitón izquierdo, pero resultaba más incómoda su embestida. Duró poco el animal pero gustaron las series por la mano derecha. Tras la estocada fue ovacionado. 
Con el quinto, el salmantino dejó nuevamente destellos de clase ante otro novillo vacío de contenido. Se movió algo más que sus hermanos pero sin demostrar raza alguna. 
Jorge Martinez - que se presentaba en Sevilla - evidenció su gran fondo y su enorme valor ante otro novillo manso e incierto que tuvo mucho peligro en todos los tercios. Faena basada en la derecha, con un valor seco, donde resultó cogido otra vez sin consecuencias, que puso cabeza y criterio para aguantar las cortas embestidas del novillo. Con la mano izquierda aguantó el novillero las embestidas inciertas y demostró nuevamente su gran firmeza. Tras varios pinchazos fue reconocido con una ovación desde el tercio.
En el último, otro novillo con muchas teclas, volvió a dejar patente su valor seco, pero poco o nada pudo hacer ante un novillo con mucho genio. Fue silenciada su labor tras una estocada entera. 

Foto: Alvaro Pastor Torres
 

domingo, 26 de septiembre de 2021

7ª Feria de San Miguel: Perera y Roca Rey, sendas orejas con puntuación diferente

Otro día de "reventon" con el cartel en la taquilla de "No hay localidades para hoy", al cumplirse con el aforo permitido y es que el cartel hacía presagiar una gran tarde de toros, con una ganadería muy del gusto de los toreros actuantes. Los toreros estuvieron por encima de una mala corrida de Garcigrande - que a excepción del toro quinto - todos tuvieron poca fuerza y escasa raza y clase, lo que motivo que el público asistente protestara mucho durante las correspondientes lidias. Y con razón. Y es que sólo Perera, - con un buen toro - y Roca Rey, puntuaron en Sevilla, pero quizás la faena mas poderosa y rotunda fue la realizada por el extremeño, donde dominó y templó a un noble animal de Garcigrande.  
Julián López "El Juli", poderoso con un sobrero que se dejó muy poco, y en el que estuvo poderoso y técnico. Faena que llega a calar en los tendidos, pero que bajo el nivel por el lado izquierdo. Tras un excelente "julipie" se pidió una tímida oreja, para después recibir una ovación desde el tercio. 
Con el cuarto, otro toro desclasado donde el madrileño quiso en todo momento ofrecer alternativas pero el de Garcigrande era un auténtico marmolillo. Destacar un buen par de Antonio Chacón
Miguel Ángel Perera recibió con un alegre saludo capotero al primero de su lote, con dos medias en el centro de la plaza que tuvieron buena interpretación. Faena también firme por ambos pitones con mejor acopie por la derecha ante un animal que pedía una muleta poderosa. Se le escapó la espada baja y todo quedó en una ovación. 
Con el quinto, el único toro potable del encierto, Perera planteó batalla y la serie de rodillas desde los medios con pases por la espalda fueron una clara presentación de credenciales. Faena a derechas muy firmes y donde entendió mejor al toro, no así por el izquierdo donde la faena bajó de nivel. Volvió con la derecha pero el animal acusaba el cansancio y la escasez de fuerzas. Tras una estocada fue solicitada una oreja con mucha fuerza. 
Roca Rey dispuso de un animal bajo de raza, de escasa presentación, que puso genio en banderillas y donde Roca nunca estuvo muy cómodo. A pesar de todo ello, realizo una faena voluntariosa y poco más, y es que sin toro...nada es importante. 
Con el último, salió dispuesto a todo, ante un animal que pedía oxígeno y algo de distancia. Las fuerzas y la falta de raza eran sus mayores defectos. El peruano en cercanias, y sabiendo que el animal se paraba, agradó en valor y en disposición. Se "llevo" al publico a su terreno y tras una estocada se le pidió con fuerza una benevolente oreja. 

Foto: Twitter Maestranza-Pagés
 

sábado, 25 de septiembre de 2021

6ª Feria de San Miguel: El capote de Ortega y una mala corrida de Juan Pedro Domecq

El esperado mano a mano con dos toreros sevillanos, del corte estético y gusto de la afición se frustó por la escasa raza y flojedad de los toros de Juan Pedro Domecq, que una vez más, fallarón en Sevilla, y quizás lo más preocupante es que le queda otra tarde en el abono. Corrida mala, que sólo se puede salvar por los detalles de Morante y sobre todo por el capote de Ortega. 

Morante de la Puebla sorteó un primer toro, muy flojo ya de salida y que tuvo poca raza. Lo mejor los dos pares de banderillas de Fernando Sanchez en el tercio de banderillas. No era muy optimista el diestro sevillano para sacarle algunas embestidas. Se las sacó, tres series y abrevio para irse tras la espada. 

Con el tercero de la tarde, se volvió a encontrar a otro toro desclasado y sin raza. Lo intento en los lances de salida con el capote y en la muleta, pero el animal pedía la muerte a voces. 

Con el último de su lote, que sustituía a un sobrero de la misma ganadería, castaño de casi 600 kilos y rozando los seis años, se paro muy pronto en todos los tercios.  Con muleta solo el inicio por ayudados por alto fue lo más productivo del de la Puebla. Sin material u oponente es imposible. 

Juan Ortega, volvió a brillar con luz propia toreando a la verónica. Seis o siete de ensueño, de empaque, rematada con una media, que duró mucho tiempo….de torería, parando templando y mandando. Y mucho sabor…y la banda arrancándose!!. La plaza era un clamor!!. Que barbaridad! Y luego él quite con Morante de la Puebla!. Tres chicuelinas y una revolera que ahí se quedan!!. Luego en la muleta, siguiendo componiendo pero con un toro que iba a menos. Fuero series cortas pero con ese pellizco natural. Se entretuvo con la espada y saludó desde el tercio. 

viernes, 24 de septiembre de 2021

5ª Feria de San Miguel: Emilio de Justo conquista a la afición de Sevilla

Con casi 3/4 del aforo permitido se lidió una seria y bien presentada corrida de toros de Victorino Martín, con un interés adicional por ver a dos toreros que este año habían hecho muchos méritos para estar presente en todas las ferias. Saben torear y siempre dan la cara. Están en un buen momento y hoy en Sevilla lo han demostrado. Ferrera conquistó hace tiempo a la afición de Sevilla, precisamente con uno de esta ganadería - de nombre mecanizado - pero De Justo aún no había paladeado en primera persona lo que suponía conquistar a la afición de Sevilla. Hoy lo ha comprobado desde que se abrió con el capote. 
Antonio Ferrera sorteó un primer toro que tuvo mucha nobleza pero escaso recorrido, y manseó en el último tercio. Excelente tercio de banderillas entre Joao Ferreira y Fernando Sanchez que fueron obligados a saludar desde el tercio tras parear excelentemente. En la muleta, el extremeño le tapó todos los defectos y por ambos pitones se fajó con un animal que pidió las tablas en algún momento. Faena técnica y muy firme que fue rematada con una gran estucada sin puntilla. Con el tercero, un toro desrazado y sin clase, Ferrera no pudo más que limitarse a matar con mucho oficio a un toro que apenas le dio posibilidades.
Apostó y brindó al público el último cartucho de la feria, un toro noble que se dejó acariciar en la exigente muleta del diestro. Faena que tuvo emoción sobre todo por la mano derecha, llena de detalles y adornos. Faena de menos a mas, que no fue rubricada con la espada. Se le pidió con fuerza una oreja que la Presidencia, con criterio, no concedió. 
Emilio de Justo sorteó un sobrero de Victorino, tras rematar un toro y partirse el pitón el que le tocaba en suerte, donde estuvo dispuesto toda la tarde, pero la lluvia y un inoportuno resbalón con una cogida fea sin consecuencias graves, provocaron que practicase una faena muy porfiona y emotiva. Sonó la música y tras ella se apagó la faena. Tras un pinchazo y estocada fue obligado a saludar desde el tercio.  
Con el cuarto, encontró en un animal entregado y colaborador,  su horma para triunfar en Sevilla. Toro y torero desde salida buscaron el triunfo. El toro con la nobleza y casta que desarrolló en el tercio de varas - bien picado por Germán Gonzalez - y De Justo porque entendió, a base de ligazón, firmeza y empaque, en series muy importantes por ambos pitones. El animal humilló y el extrémeño lo sometió por bajo. Al series al natural tuvieron largura y los pases de pecho una impecable ejecución. Tras soberbia ejecución en la estocada, las dos orejas fueron el premio deseado y la ovación al toro en el arrastre un justo reconocimiento. 
Acaricio la puerta grande tras entregarse con el último de la tarde, en el que tenia todo a favor, pero la faena no tuvo la altura deseada por la poca transmisión del animal. Tras pinchazo y estocada algo defectuosa, se le pidió con fuerza la oreja que la Presidencia no concedió.

Foto: Twitter Maestranza-Pages 

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails