Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

domingo, 26 de septiembre de 2021

7ª Feria de San Miguel: Perera y Roca Rey, sendas orejas con puntuación diferente

Otro día de "reventon" con el cartel en la taquilla de "No hay localidades para hoy", al cumplirse con el aforo permitido y es que el cartel hacía presagiar una gran tarde de toros, con una ganadería muy del gusto de los toreros actuantes. Los toreros estuvieron por encima de una mala corrida de Garcigrande - que a excepción del toro quinto - todos tuvieron poca fuerza y escasa raza y clase, lo que motivo que el público asistente protestara mucho durante las correspondientes lidias. Y con razón. Y es que sólo Perera, - con un buen toro - y Roca Rey, puntuaron en Sevilla, pero quizás la faena mas poderosa y rotunda fue la realizada por el extremeño, donde dominó y templó a un noble animal de Garcigrande.  
Julián López "El Juli", poderoso con un sobrero que se dejó muy poco, y en el que estuvo poderoso y técnico. Faena que llega a calar en los tendidos, pero que bajo el nivel por el lado izquierdo. Tras un excelente "julipie" se pidió una tímida oreja, para después recibir una ovación desde el tercio. 
Con el cuarto, otro toro desclasado donde el madrileño quiso en todo momento ofrecer alternativas pero el de Garcigrande era un auténtico marmolillo. Destacar un buen par de Antonio Chacón
Miguel Ángel Perera recibió con un alegre saludo capotero al primero de su lote, con dos medias en el centro de la plaza que tuvieron buena interpretación. Faena también firme por ambos pitones con mejor acopie por la derecha ante un animal que pedía una muleta poderosa. Se le escapó la espada baja y todo quedó en una ovación. 
Con el quinto, el único toro potable del encierto, Perera planteó batalla y la serie de rodillas desde los medios con pases por la espalda fueron una clara presentación de credenciales. Faena a derechas muy firmes y donde entendió mejor al toro, no así por el izquierdo donde la faena bajó de nivel. Volvió con la derecha pero el animal acusaba el cansancio y la escasez de fuerzas. Tras una estocada fue solicitada una oreja con mucha fuerza. 
Roca Rey dispuso de un animal bajo de raza, de escasa presentación, que puso genio en banderillas y donde Roca nunca estuvo muy cómodo. A pesar de todo ello, realizo una faena voluntariosa y poco más, y es que sin toro...nada es importante. 
Con el último, salió dispuesto a todo, ante un animal que pedía oxígeno y algo de distancia. Las fuerzas y la falta de raza eran sus mayores defectos. El peruano en cercanias, y sabiendo que el animal se paraba, agradó en valor y en disposición. Se "llevo" al publico a su terreno y tras una estocada se le pidió con fuerza una benevolente oreja. 

Foto: Twitter Maestranza-Pagés
 

sábado, 25 de septiembre de 2021

6ª Feria de San Miguel: El capote de Ortega y una mala corrida de Juan Pedro Domecq

El esperado mano a mano con dos toreros sevillanos, del corte estético y gusto de la afición se frustó por la escasa raza y flojedad de los toros de Juan Pedro Domecq, que una vez más, fallarón en Sevilla, y quizás lo más preocupante es que le queda otra tarde en el abono. Corrida mala, que sólo se puede salvar por los detalles de Morante y sobre todo por el capote de Ortega. 

Morante de la Puebla sorteó un primer toro, muy flojo ya de salida y que tuvo poca raza. Lo mejor los dos pares de banderillas de Fernando Sanchez en el tercio de banderillas. No era muy optimista el diestro sevillano para sacarle algunas embestidas. Se las sacó, tres series y abrevio para irse tras la espada. 

Con el tercero de la tarde, se volvió a encontrar a otro toro desclasado y sin raza. Lo intento en los lances de salida con el capote y en la muleta, pero el animal pedía la muerte a voces. 

Con el último de su lote, que sustituía a un sobrero de la misma ganadería, castaño de casi 600 kilos y rozando los seis años, se paro muy pronto en todos los tercios.  Con muleta solo el inicio por ayudados por alto fue lo más productivo del de la Puebla. Sin material u oponente es imposible. 

Juan Ortega, volvió a brillar con luz propia toreando a la verónica. Seis o siete de ensueño, de empaque, rematada con una media, que duró mucho tiempo….de torería, parando templando y mandando. Y mucho sabor…y la banda arrancándose!!. La plaza era un clamor!!. Que barbaridad! Y luego él quite con Morante de la Puebla!. Tres chicuelinas y una revolera que ahí se quedan!!. Luego en la muleta, siguiendo componiendo pero con un toro que iba a menos. Fuero series cortas pero con ese pellizco natural. Se entretuvo con la espada y saludó desde el tercio. 

viernes, 24 de septiembre de 2021

5ª Feria de San Miguel: Emilio de Justo conquista a la afición de Sevilla

Con casi 3/4 del aforo permitido se lidió una seria y bien presentada corrida de toros de Victorino Martín, con un interés adicional por ver a dos toreros que este año habían hecho muchos méritos para estar presente en todas las ferias. Saben torear y siempre dan la cara. Están en un buen momento y hoy en Sevilla lo han demostrado. Ferrera conquistó hace tiempo a la afición de Sevilla, precisamente con uno de esta ganadería - de nombre mecanizado - pero De Justo aún no había paladeado en primera persona lo que suponía conquistar a la afición de Sevilla. Hoy lo ha comprobado desde que se abrió con el capote. 
Antonio Ferrera sorteó un primer toro que tuvo mucha nobleza pero escaso recorrido, y manseó en el último tercio. Excelente tercio de banderillas entre Joao Ferreira y Fernando Sanchez que fueron obligados a saludar desde el tercio tras parear excelentemente. En la muleta, el extremeño le tapó todos los defectos y por ambos pitones se fajó con un animal que pidió las tablas en algún momento. Faena técnica y muy firme que fue rematada con una gran estucada sin puntilla. Con el tercero, un toro desrazado y sin clase, Ferrera no pudo más que limitarse a matar con mucho oficio a un toro que apenas le dio posibilidades.
Apostó y brindó al público el último cartucho de la feria, un toro noble que se dejó acariciar en la exigente muleta del diestro. Faena que tuvo emoción sobre todo por la mano derecha, llena de detalles y adornos. Faena de menos a mas, que no fue rubricada con la espada. Se le pidió con fuerza una oreja que la Presidencia, con criterio, no concedió. 
Emilio de Justo sorteó un sobrero de Victorino, tras rematar un toro y partirse el pitón el que le tocaba en suerte, donde estuvo dispuesto toda la tarde, pero la lluvia y un inoportuno resbalón con una cogida fea sin consecuencias graves, provocaron que practicase una faena muy porfiona y emotiva. Sonó la música y tras ella se apagó la faena. Tras un pinchazo y estocada fue obligado a saludar desde el tercio.  
Con el cuarto, encontró en un animal entregado y colaborador,  su horma para triunfar en Sevilla. Toro y torero desde salida buscaron el triunfo. El toro con la nobleza y casta que desarrolló en el tercio de varas - bien picado por Germán Gonzalez - y De Justo porque entendió, a base de ligazón, firmeza y empaque, en series muy importantes por ambos pitones. El animal humilló y el extrémeño lo sometió por bajo. Al series al natural tuvieron largura y los pases de pecho una impecable ejecución. Tras soberbia ejecución en la estocada, las dos orejas fueron el premio deseado y la ovación al toro en el arrastre un justo reconocimiento. 
Acaricio la puerta grande tras entregarse con el último de la tarde, en el que tenia todo a favor, pero la faena no tuvo la altura deseada por la poca transmisión del animal. Tras pinchazo y estocada algo defectuosa, se le pidió con fuerza la oreja que la Presidencia no concedió.

Foto: Twitter Maestranza-Pages 

jueves, 23 de septiembre de 2021

4ª Feria de San Miguel: Solitaria vuelta al ruedo para Luque con una "pesada" corrida de Santiago Domecq

Amenazaba la tarde lluvia o tormenta, y parecía que la cosa iba a tronar a eso de las 20:00 horas, como determinaban las predicciones más pesimistas, pero la tarde se escapo de lluvia otoñal, pero no de la pobre ( y pesada) corrida que Santiago Domecq embarco para la cuarta de feria. Toros preciosos de estampa eso sí, impecable de presentación, pero por dentro, en general sin fuerzas y sin raza suficiente. Y sin toro, es imposible que haya emoción y triunfo. 
Diego Urdiales quiso lancear a un primer toro que la mayor virtud fue la nobleza, pero su mayor defecto la invalidez. Faena entonada sin tener mayor rotundidad por ese falta de fuerzas que provocó que la faena de Urdiales no cogiera altura. Quizás el riojano no lo diese el sitio adecuado al escaso ritmo del toro.  
En el cuarto, lo más destacable fue la tanda de verónicas de recibo que ejecutó  con el remate de una media de excelente plasticidad y belleza. Luego el toro, bajo de raza y casta, disminuyó en intensidad y sacando oficio de muletazo en muletazo no consiguió la continuidad deseada. Sin toro es imposible.
Daniel Luque, sorteó otro toro que careció de fuerzas y lo mejor vino en el saludo capotero. Lo demás, sin una pelea franca en el caballo, y en banderillas poner en apuros a Juan Contreras, el diestro de Gerena aprovechó las pocas inercias del toro para torear en cercanías. Mucha voluntad y ganas y poco más. Lo mejor la estocada, que ya por su ejecución y eficacia valía una oreja antiguamente. Todo quedó en una ovación. 
Con el quinto, Luque dejó patente su toreo con el capote y muleta, y planteó su toreo de técnica y cercanías para sacarle a un toro que trasmitía poco, pero que al menos tenía cierta movilidad. Faena de corte poderoso, sacándole todas la embestidas con unas Luquesinas  a modo de epílogo que tuvieron mucho eco en los tendidos.  Tras media estocada, algo perpendicular, el público pidió una oreja que la presidencia con criterio justificado denegó al no haber la mayoría suficiente en los tendidos. Una vuelta al ruedo para el diestro, que aun le queda otra tarde en la feria.  
Rafael Serna tuvo un primer por oponente muy noble y colaborador y que desde los primeros compases de la lidia tuvo una cosa buena; que se movía y tenía fijeza. Buenos fueron los lances de recibo. Empezó la faena con cierta sintonía con unos muletazos muy templados, para sacarlo a los medios, y empezar a dibujar una faena que empezo muy bien con series muy firmes con la mano derecha, donde se acopló mejor a las cálidas embestidas del animal. No terminó de confiarse con la mano izquierda, y la faena se acabó apagando. Un toro que pedía algo más y que Serna, quizás no entendió a la perfección. Todo quedó en un silencio. 
Con el más pesado del encierro (620 kilos) de la corrida, Serna anduvo con mucha voluntad y tesón para arrancarles las pocas embestidas de un animal que pocas virtudes se le apreciaban. Navegó entre series que poco tenían que ofrecer. 

Foto: Arjona. (Vía Web Sevillatoro)

 

miércoles, 22 de septiembre de 2021

3ª Feria de San Miguel: Entre la raza de Perera y la suavidad de Vázquez

Volvía el serial continuado a la Maestranza con una novillada muy bien presentada de El Parralejo - con divisa negra por la muerte del propietario Pepe Moya - y con un cartel muy interesante, ya que debutaba Manuel Vázquez - nieto y sobrino-nieto de Manolo y Pepe Luis Vázquez -, el triunfador del Circuito de novilladas de la Fundación Toro de Lidia del año 2020, Jaime González-Ecija y el finalista de este año, el extremeño Manuel Perera. Con algo más de media plaza del aforo permitido se lidió un encierro que tuvo mucha nobleza en los últimos tercios pero que quizás les falto un punto de trasmisión. Muy interesantes casi todos, especialmente, el primero, cuarto y quinto, éste último no del todo aprovechado. Pero se puede decir que en conjunto fue un buen encierro los del Parralejo.   
Sobre la tarde, decir que Manuel Vazquez, lanceó con ciertas reservas al primero de la tarde. Se cuidó mucho en el caballo y en banderillas tuvo recorrido, y fruto de ello, fueron los excelentes pares de Felipe Proenza que se vio obligado a saludar tras un buen tercio de banderillas. La tarde se metió en viento, y Vazquez anduvo intermitente en las primeras tandas. La mejor serie vino con la mano izquierda donde se se ligaron series muy templadas y firmes con una naturalidad y sabor enorme. Le faltó continuidad a esas series y la faena perdió su intensidad. Marró a espadas y todo quedó en una ovación. 
Con el noble cuarto, el sevillano de San Bernardo se acopló mejor en una faena sentida, con colocación y no exenta del excelente corte sevillano que atesora, con aromas de esa naturalidad que practicase su saga taurina. Lastima que con la espada marrase y todo quedase en una ovación de despedida. Buen sabor de boca deja este novillero.  
Gonzalez-Écija sorteó un primer toro, reservado en los primeros tercios, y que perdió fuerzas en la faena de muleta. Faena firme por ambos pitones, donde dejó muestras de un torero clásico y poderoso pero sin la transmisión suficiente para con los tendidos. 
Con el quinto, otro toro noble y con cierta raza que le permitió al ecijano torear con más relajación y colocación que en su primer novillo. En el caballo apretó y derribó al picador, lo que provocó cierto desconcierto en la lidia. El joven novillero planteó una faena con toques suaves y de trazo largo que tuvieron cierto empaque y torería. Toro que trasmitió algo al principio hasta que toro y torero no se quisieron poner de acuerdo. Con la izquierda ni uno ni otro se entendieron, ya que el animal embestía con fijeza. Tras fallar a espadas todo quedó en una silencio maestrante. 
Manuel Perera demostró arrojo y desparpajo técnico para lidiar y dar muerte a un novillo con muchas teclas y que le ayudó poco en la muleta. Faena ajustada y en cercanías que puso su momento de emoción en los instantes finales, justo cuando al Director de la Banda Tejera le dio por tocar a destiempo, armando un despropósito digno de una plaza de otra categoría. Los protagonismos, fuera de esta plaza. Tras un epílogo de faena vibrante, y una media estocada en buen sitio, se le otorgó una oreja tras petición mayoritaria. 
Con el quinto se fue a la puerta de chiqueros para recibir al que cerraba la tarde. El recibo capotero tuvo emoción e interés. Hasta que se apagó el novillo, la faena - brindada al maestro Paco Ojeda - tuvo un comienzo espectacular, con lances de rodillas - con susto incluido - en el que Perera caló pronto con los tendidos con ese toreo tan explosivo, de raza y con series en redondo con la vibración que acostumbra realizar. Tras otra estocada eficaz, se le pidió una oreja que la Presidencia otorgó al estimarla petición mayoritaria.

Foto. Diario de Sevilla
 

lunes, 20 de septiembre de 2021

2º Feria de San Miguel: El toreo a la verónica según Juan Ortega

Menos ambiente en la calle que el día anterior, pero la misma ilusión por volver a la plaza de toros de Sevilla, y sobre todo presenciar el debut del torero sevillano Juan Ortega, que después de muchos años en el olvido de los empresarios, su presencia se justificaba por los éxitos cosechados durante la temporada de 2019, pero sobre todo por sus actuaciones el año pasado en una tarde de agosto en Linares...El cartel lo completaban, David Fandila "El Fandi" y José María Manzanares ante reses de Jandilla- Vegahermosa. 
Los toros de Borja Domecq, de impecable presencia, les falto transmitir más en el último tercio,  - lo hizo de forma excelente el cuarto de la tarde - y sobre todo se fueron casi todos sin picar, con un simulacro de suerte que irritó a los tendidos y que provocó alguna protesta, todas ellas muy justificadas. Como diría algún aficionado: ¡¡Hay que picar!!
David Fandila “El Fandi” recibió con dos largas cambiadas a su primero, que demostró flojedad en los primeros tercios y donde apenas se picó en el caballo. Mucho mimo para dejarlo algo crudo en banderillas y en la muleta. En banderillas su efectividad de siempre, con algunos desajustes, con el cierre clásico del par al violín. La faena de muleta se diluyó y provocó la impaciencia del público. Las escasas acometidas del animal provocaron que aquello no despegase y fruto de ello fue el silencio del respetable. 
Con el cuarto, un toro con mucha clase y nobleza, estuvo el granadino desplegando todo su repertorio y provocando en banderillas los aplausos del respetable. Pares a toro pasado que tuvieron otra vez el efecto del aplauso generoso. Con la muleta, anduvo fácil y con mucha voluntad, con series mandonas que provocaron cierto interés. El toro seguía embistiendo con cierta continuidad que David no supo entender. Tras estocada entera y caída fue silenciada su labor y el toro aplaudido en el arrastre. 
José María Manzanares dispuso de un primer toro con clase, con la escasa fuerza pero suficiente para que le dejase realizar una faena muy técnica, de series cortas por ambos pitones. Faena algo acelerada en algunos compases de la misma, lo que motivó que la música decayese. Tras una estocada entera de bella ejecución, el público de Sevilla le pidió mayoritariamente la oreja que el usía concedió. 
Con el segundo de su lote tuvo un toro que desarrolló sentido tras la suerte de varas, y que incomodó al torero en la faena de muleta en los primeros compases. Faena importante para el torero, que aguantó miradas y coladas del toro, en una faena técnica donde toreo con la cabeza más que con el sentimiento. Faena para coger sitio y confianza. Tras una estocada entera fue ovacionado por la afición de Sevilla. Juan Ortega recibió de forma magistral a su primer toro, con un soberbio ramilletes de verónicas suaves, de toreo añejo con un empaque que pusieron al personal de pie. La media verónica que cerró la serie, con la cintura quebrada puso los pelos de punta. Sonó la música y las penas se olvidaron. ¡¡La secuencia de verónicas fueron de ensueño!! Se le exigió algo más en el caballo y quizás un primer puyazo algo fuerte provocase que el toro en la muleta tuviera menos capacidad de reacción. Antes un quite de chicuelinas, de mano baja, y otra media en ensueño, provocó otra atronadora ovación. Y es que Ortega volvió a poner a la Maestranza de acuerdo. Después todo se fue apagando, destacando el comienzo de faena, con dos trincherazos de ensueño y dos derechazos que fueron auténticos carteles de toros. Que pena que le toro no aguantara. Tras media estocada, y varias acciones de verduguillo, fue obligado a saludar desde el tercio. 
Cerró la tarde un toro desclasadoque supo a poco a la parroquia congregada - 2/3 del aforo permitido - tras lancear con gusto a la verónica sin el brillo del anterior. Faena de aliño ante un animal que ayudó poco.

Foto: Arjona (Vía Diario el Mundo)
  

domingo, 19 de septiembre de 2021

1ª Feria de San Miguel: ¡Feliz vuelta a la normalidad!

Camino del barrio del Arenal de Sevilla se podía apreciar que era un día especial, un día distinto de vuelta a la normalidad. Exceso de público por las calles, hostelería repleta de aficionados, respetando los aforos en algunos casos, en otros discutibles, pero la esencia es que volvía la normalidad que dejamos en 2019. Era un día de toros, era una día que Sevilla esperaba desde abril, y que por fin, cuando las medidas sanitarias lo han permitido, el público respondió para ver la primera de San Miguel. Detras hemos dejado muchas ausencias, muchos enfermos y una pandemia que aun tenemos muy presente. Para todo ellos, vaya esta modesta crónica. 

Y es aque el cartel era muy esperado, y por eso el lleno de no hay billetes del aforo permitido. Morante de la Puebla, Roca Rey y Pablo Aguado conformaban el cartel quer todos los aficionados sevillanos anhelábamos desde comienzo de 2021. En ese reencuentro con la plaza, con los amigos, con los aficionados, en definitiva, con el público, había muchas esperanzas e ilusiones. Pero la corida de Victoriano del Rio- Toros de Cortes, de excelente presentación no dio el juego deseado, y- y excepto segundo y sexto de la tarde - todos pecaron de falta de fuerzas, alguno como el tercero o quinto, bordando la invalidez absoluta. En algunos pasajes de la lidia, parecía que volviamos a la normalidad que dejábamos en 2019.

Tras el paseillo y minuto de silencio, - que por cierto, un despropósito y desconcierto en la producción del mismo - con dos paradas, una en el medio del albero maestrante, y otro al terminar el paseillo, con más voces que silencio, la afición de Sevilla sacó a saludar a los tres toreros, en una ovación cerrrada que tuvo emoción y cariño tras estos dos años de ausencia de toros. ¡Feliz regreso!

Sobre la tarde, decir que Morante apenas pudo hacer nada con el inválido que abría la Feria de San Miguel. Un marmolillo que evidenció su falta de fuerzas de salida y en los sucesivos tercios de lidia. Toro que apretó en banderillas y que mostraba su mala condición en la muleta. Morante abrevió y el silencio se volvió en leves pitos. 

Con el cuarto, aprovechó el diestro las pocas embestidas de un animal muy noble pero muy flojo. Tuvo recorrido por derecha en dos verónicas del muchos kilates. Se cuidó en el caballo y en la muleta se dejó pegar series cortas por ambos pitones, mejor por la derecha, que tuvieron empaque y torería. Detalles que gustaron y qué motivo que la faena subiese de altura. Tras fallar con la espada fue ovacionado. 

Roca Rey aprovechó las dulces y nobles embestidas de un toro que tuvo mucha clase pero escasa fuerza. Buenas fueron las verónicas de recibo y le media ejecutada. En el caballo, el animal perdió las manos y el peruano lo cuido en exceso para dejarlo crudo en la muleta. En banderillas saludó Juan José Domínguez tras parear con eficacia. Faena poderosa y templada donde destacaron dos series con la mano zocata, rematadas ambas series con excelentes pases de pecho. Faena pulcra, algo acelerada y donde el peruano acreditó esa técnica para ligar pases de trazo largo pero le faltó un pcoo de sentimiento y reposo. Un toro que pedía quizás otra suavidad y ritmo. Tras un pinchazo y una estocada entera se le premió, sin la mayoría suficiente, con una generosa oreja 

Con el que cerraba su lote, Roca Rey se afanó en conectar con el público muy pronto y demostrar porque es una figura del toreo. Se despertó el interés con un duelo de quites con Aguado. El sevillano por chicuelinas y el peruano replicó por gaoneras. Se palpaba la rivalidad. Ganó Aguado por gusto pero triunfaba la competencia. De rodillas comenzó con la muleta para tomar una serie muy ligada conectando con el público de forma impactante. Después aplicó su tauromaquia en una faena encimista y porfiona que tuvo interés para el gran público, a pesar de la debilidad extrema del toro. Tras pinchazo caído se le pidió con fuerza una oreja que la Presidencia acertó en no concederla. Vuelta para el torero. 

Pablo Aguado, estuvo muy diplomático con el sardo tercero, que tuvo la misma invalidez que sus hermanos y que no le dejó interpretar su toreo. Faena de enfermero que no llegó a calar en los tendidos. Tras pinchazo y estocada fue silenciada su labor. 

Con el sexto, - y aquejado de una lesión en su rodilla - Aguado no le cogió el aire a un toro que pedía otro planteamiento. Faena inconclusa y sin remate que tampoco tuvo un cierre acertado con la espada.

 Foto: Twitter Maestranza-Pagés

 

sábado, 4 de septiembre de 2021

Alcaldesa de Gijón*


Dice la alcaldesa de Gijón que no habrá más feria taurina y a la señora le han caído palos a derecha, a izquierda y hasta en el mentón. Pero todo muy suave, porque ahora toca Afganistán, el barbudo talibán y sabe Dios qué más. La edil es muy servil, pero a los taurinos ajo y agua, porque a ella, que es tan pancha, tan huraña y tan reacia, los toros no la atrapan. Y ha dicho que no hay derecho a un toro Feminista y otro Nigeriano, como si fueran un desecho o peor aún, ¡un despecho! Pero ella no comprende que en el ganadero no hay inquina ni tampoco es sibilina su maña para nombrar fieras.
 Victorino Martín le ha contestado por carta muy cortés y muy educado. Ahí que se fajado, el hijo del Paleto, ese hombre que era un sabio. Y ella no ha contestado. Ni siquiera ha amagado. Será que no ha visto a Morante o a Tomás ensayando un natural con aires de pedernal. No hay arte más bello que veinte pases en los medios ante un bicho embistiendo detrás de un trapo rojo a manos de un valeroso diestro. 
Alcaldesa, ándese con tiento que los toros son del pueblo y la gente de Gijón paga con sudor impuestos, recibos, facturas, la luz, el gran lujo de este tiempo. Hay miles de personas viviendo de la dehesa, pero las van a dejar tiesas a poco que se den cuenta. Quíteles el pan mientras prohíbe a su antojo, como si fuéramos un despojo los aficionados al toro. Siga con su visión y su moral superior, diciéndonos qué es mejor, si el tofu o un chuletón. 
Para el presidente Sánchez ¡no hay discusión!, aunque quién sabe qué dirá mañana nuestro amado director. Déjennos tranquilos a los aficionados a la Fiesta y dedíquese a los suyos, los vecinos de Gijón. 
Y voy terminando este texto no sin antes dedicarle este sentido deseo: visite una ganadería, hable con un matador, comprenda la ecología que anida en cualquier finca y vaya a los toros un día. Si no quiere hacer eso, que bien entendería, aparque entonces su celo y abra la plaza de nuevo. Y no se irrite tanto, que le va a dar una arritmia. Con todo afecto, desde Almería.

*Articulo publicado en el diario “La Voz de Almería” y es escrito por Alberto Gutierrez Delgado, periodista, empresario y escritor. 

viernes, 27 de agosto de 2021

Emilio de Justo, ganador del capote de paseo, como triunfador de la Feria de Almería 2021

En información de Jorge Ponce publicada en el diario La Voz de Almeria, se informa que el punto y final de la feria taurina corresponde ponerlo a las peñas y aficionados que son quienes juzgan y valoran lo bueno y lo menos bueno ocurrido en la arena de nuestro centenario coso. 
En la feria que aún vivimos se han celebrado dos corridas de toros con un elenco envidiable de toreros que han rendido homenaje a la Virgen del Mar en dos paseíllos de campanillas. Seis han sido los diestros que se han disputado el prestigioso premio del capote de paseo que cada año borda con cariño la maestra Nati. Especialmente motivados e ilusionados se vio a los espadas que, en un año tan complejo como el presente, han tenido la oportunidad de torear en Almería. 
Finalmente el triunfador ha sido el torero debutante en nuestra plaza Emilio de Justo, que con diez votos se ha impuesto al resto de diestros (uno de los votos para la primera faena). Morante de la Puebla ha obtenido un voto y dos miembros del jurado han optado por que el premio quedara desierto.

Foto: Baltasar Galvez. 

lunes, 23 de agosto de 2021

Última Feria de Almería: De Justo y Roca Rey aprovechan el exceso de triunfalismo

Cerraba la feria un cartel muy interesante y muy rematado para esta mini feria que nos ha presentado la empresa Chopera en Almería, y lo ha hecho con un el mismo público que la tarde anterior - 3/4 de entrada del aforo permitido - y parece que con el disgusto del empresario porque las cuentas no vuelven a salir. Mal endémico que padece Almería desde hace años y que no existe solución o no se quieren probar otras alternativas para que la gente vuelva a la plaza de toros de Almeria. Y es que la gente este año se ha querido divertir en Almería, y se ha aplaudido todo, extremos que con lo que tenemos encima con la crisis sanitaria y económica, creo que es necesario pero en su justa medida. Los toros de Núñez del Cuvillo, muy justos de presentación, alguno impresentable para la categoria de la plaza, no tuvieron el fondo de bravura deseado, no pelearon en exceso en varas, por su delicada flojedad y les falto raza en el último tercio de la lidia. Quizas, 1º, 2º y 4º fueron los mas potables. Emilio de Justo, que se presentaba en Almería, estuvo toda la tarde con esa elegancia y empaque que le caracteriza, erigiéndose como el triunfador artístico y numérico de la tarde. Con su primero, un toro noble, llego a la muleta muy justo, pero la inteligencia para lidiarlo a media altura y equilibrar una faena medida y sentida fue suficiente para que tras una estocada entera cortase una oreja tras petición fuerte del público almeriense. Con su segundo, faena compacta con series cortas ante la debilidad de un toro que se fue apagando pero antes de ocurrir aquello, las series mandonas y templadas por el pitón derecho y los remates de las series con sensacinonales pases de pecho, motivaron que el triunfalismo se apoderasen del respetable. Tras otra estocada entera de excelente ejecución se le concedieron dos orejas. Con una hubiera bastado y valorado aun más la faena del extremeño. 
Al peruano Andrés Roca Rey se el recibió con cariño desde el principio por el público almeriense, Co su primero tuvieron importancia los lances de recibo a un animal que le dejó practicar ese torero poderoso y de cercanias que practica el torero. Faena con series por ambos pitones, con mejor acople por el pitón derecho, donde no faltaron los pases por la espalda y todo el repertorio que aconstumbre Roca Rey. El toro embestía con cierta dulzura y el peruano lo aprovechó. Tras una estocada algo tendida y desprendida se le concedieron dos generosas orejas, provocadas por eesew deseo de triunfalismo en el ambiente. La Presidencia debió pensar otra cosa. Con el soso y desrazado quinto, no tuvo Andrés muchas opciones para el lucimiento, ni tampoco el torero supo solucionar las incómodas embestidas que le ofrecia el animal. 
Se esperaba con mucho interés al sevillano Pablo Aguado en Almería, y no tuvo lote para el triunfo. No tuvo suerte Pablo, que tuvo que ser infiltrado minutos antes del paseíllo por uan lesión en la muñeca, en el sorteo de los toros. Con su primero, le impidió estar a gusto con el capote, ante una animal sin clase y que trató de defenderse en todo momento. Faena pulcra y de oficio que no podía tener continuidad por la condición del animal. Lo mejor la estocada. 
 Con el que cerraba la tarde y la feria, el torero no queria irse de vacio, y tras mandar callar a la "generosa" banda de música de Almería, le recetó varias series cortas por ambos pitones, con ese gusto y estilo sevillano del torero que fueron muy jaleadas por la afición almeriense. Los molinetes a pies juntos y los detalles pintureros para rematar la faena tuvieron mucho sabor que la gente apreció mucho. Por eso tras una buena estocada se le premió con una oreja. 

Foto: Baltasar Gálvez
 

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails