Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 20 de julio de 2012

Novillada de promoción en Sevilla: Resaca de Góngora*

La resaca: síntomas que se sufren tras haber disfrutado en demasía de las bondades de un buen vino. Góngora: Vino generoso de Villanueva del Ariscal. De mi amigo José María Gallego Brillante y cristalino. Nariz intensa de caramelo, datiles y pasas, con notas mas complejas de café y almendra amarga al abrirse. Buena entrada con magnifica acidez que lo hace muy facil de tomar, untuoso pero no empalaga, su dulzor es comedido y deja un postgusto medio a pasas. Resaca de Góngora: sensación vivida en la Maestranza en la noche de ayer recordando lo vivido la semana anterior y esperando de los actuantes nos volvieran a emborrachar de toreo. 
Abrió plaza el itálico Jesús Álvarez. El novillero estuvo en novillero, y eso siempre es de agradecer. En el cuarto consiguió conectar en ocasiones con los tendidos lo que hizo que apoyado por sus paisanos de Santiponce pudiese dar la única vuelta al ruedo de la tarde.
El extremeño Posadas de Maravillas demostró gusto y buenas maneras, posiblemente realizó el mejor toreo de la noche, pero fallos a espadas unas veces y falta de acople otras hicieron que sus faenas no tomaran aire. 
El colombiano Juan de Castilla demostró que está muy puesto, como pasa algunas veces con estos novilleros, demasiado puesto. Lo que quiero decir es que se sabe la técnica de memoria pero les falta improvisación y sentimiento. 
La buena noticia de nuevo es que la plaza volvió a registrar una entrada magnifica. Entre dos tercios y tres cuartos. Además gran parte de este público está formado por jóvenes que son la semilla de la afición. 
Los novillos de Marcos Nuñez tuvieron una característica positiva destacable, se movieron con alegría y prontitud. Unos con más calidad y otros con menos pero se dejaron.   
Jesús Alvarez, silencio y vuelta. 
Posada de Maravillas, silencio tras dos avisos y saludo.
Juan de Castilla, palmas y silencio 

*Crónica y foto de Román Fernández Rubiales.
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails