Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 15 de julio de 2016

2ª Promoción en Sevilla: Dulce novillada de la Quinta

Si la semana pasada nos quejábamos del encierro lidiado, omito su nombre para no hurgar en la herida, debo advertir al lector de esta modesta crónica, que la novillada de La Quinta, bien presentada, tuvo al menos, cuatro novillos para el disfrute de los aficionados, y de los novilleros, con una nobleza y clase para que los novilleros hubieran triunfado y haber decidido su incipiente carrera en dos muletazos. Quizás la falta de rodaje, la mala lidia, los consejos fuera de tiempo, hicieron que los muchachos, en mayor o menor medida, no tocaran las teclas oportunas. Tiempo al tiempo. Por encima de todo, me gustó con el capote Juan Marquez en el cuarto, y las formas y concepto de Jesús Muñoz. Habrá que volver a verlo. Impresionante minuto de silencio por Victor Barrio.
Juan Márquez le tocó en suerte un novillo mansito y sin fijeza en la lidia del primer tercio. Novillo de escasa emoción y raza, donde el novillero estuvo voluntarioso y con ganas de agradar a la escasa media plaza que cubría la calurosa noche sevillana. 
Recibió de rodillas al cuarto, para luego lancear, con cadencia y empaque, a la verónica. Más templado y reposado estuvo con este novillo, que tuvo nobleza y condición, sobre todo por el izquierdo, donde Márquez se gustó en algunos pasajes. Tras una estocada algo caída fue solicitada una oreja que fue concedida.  
Jesús Muñoz derrochó templanza ante un buen novillo que tuvo clase y condición. Faena de altibajos pero donde se vio buenas maneras a un novillero que transmitió en los tendidos. Faena variada ante un novillo que fue de menos a más. Tras una estocada algo desprendida le fue solicitada una oreja sin la mayoria suficiente. Una vuelta al ruedo premio su sólida actuación. 
Con el quinto, se fue a chiqueros para recibirlo con una larga cambiada. Novillo que se movió y tuvo fijeza y clase por el pitón derecho. Faena de distancia y mando la que elaboró este joven diestro. Faena a derechas, bajo de intensidad con la izquierda, donde el novillero se acopló menos, quizás porque los terrenos no eran los adecuados, pero su concepto de ligar y templar gustaron cuando el novillero se acopló a las embestidas del animal. Tras una estocada ligeramente caída, se le pidió con fuerza la oreja, que la Presidencia otorgó. 
André Lagraviere "El Galo" pechó un primer novillo que tuvo fijeza pero su lidia desorientó al personal y al novillero. Faena acelerada, sin ritmo y con varias lagunas de espacio y sitio. Con la espada muy mal. Silenciada su labor. 
Con el que cerró plaza se fue a esperarlo en chiqueros, y tres largas cambiadas tuvieron los efectos esperados. El novillero derrochó voluntad, y quiso agradar en banderillas, pero se le notó que no era su fuerte. En la faena de muleta, con un novillo que se fue rajando poco a poco, y que le puso en aprietos en algunas fases de la lidia,  sus formas aceleradas demostraban su bisoñéz. Falta de rodaje para venir a la Maestranza. Mucha voluntad que tras una estocada de buena ejecución, dio una vuelta al ruedo reclamada por su seguidores.
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails