Bienvenidos a este espacio libre de opinión. Gracias por visitar este sencillo blog. Son responsables de las opiniones, comentarios y artículos publicados en este blog los firmantes de los mismos.

viernes, 16 de junio de 2017

Novillada de abono en Sevilla: Solitaria vuelta al ruedo para Pablo Aguado

Calurosa noche para presenciar la novillada de abono con un ambiente previo magnífico por los alrededores de la plaza. Lo más parecido a una tarde feria, y el motivo no era el otro que el acartelamiento de dos toreros muy queridos en la ciudad de Sevilla. La empresa (que lo sabía) intuía ese tirón que congregaban los novilleros con la asistencia de amigos y familiares, y la plaza registró una entrada que ya quisieran otras. Casi tres cuartos de plaza, y eso contando, también, con los cientos de turistas que no quisieron perderse la novillada con motivo del abono, y en el día del Corpus, día feriado en la ciudad de Sevilla. 
Se ha lidiado un encierro de El Parralejo, bien presentado, con cuajo de toros los tres últimos, que tuvieron picante, y tuvieron algunos un punto de casta (4º y 6º), nobles, como el 3º y 5º, que no llegaron a trasmitir al tendido demasiado, y sin fuelle, y sosos el 1º y 2º. 
Pablo Aguado recibió a su primero en chiqueros y enjaretó varios lances de recibo que hacían presagiar su disposición. Novillo noble, pero muy soso que tuvo mejor recorrido por el pitón derecho en la que Aguado estuvo aseado por ambos pitones pero sin llegar a rematar con un novillo que quizás pedía otros planteamientos. Con la espada le faltó rematar una faena discreta, y pasó a la enfermería con un pequeño corte en el párpado.
Aguado lidió un sobrero de la misma ganadería, al partirse la mano su hermano de camada, y este novillo serio, con cuajo tuvo poco recorrido en el último tercio. Encastado que tocaba ponerse serio, y aquí Aguado toreó y se embraguetó con el. Faena con evidente peligro basado en la mano derecha donde tuvo momentos de atropello y mucho valor. El secreto era ponérsela en la cara y tirar de un novillo que en cada muletazo se acordaba de lo que dejaba atrás. Faena sentida y con mucho pundonor. Tras pinchazo y estocada se le pidió con fuerza una oreja, que la Presidencia no concedió al estimar que no había mayoría suficiente. Estimo que tampoco la había.
Con el que cerraba plaza Aguado volvió a entender a un animal encastado y en el que se pudo ver la mejor versión del torero sevillano. Recibió un castigo en varas ejemplar a cargo de Manuel Jesús Ruiz Román. El toro pedía los medios, y Aguado practicó ese toreo pinturero, con clase y de pellizco. Faena larga que tras fallar a espadas quedó silenciada.  
Rafael Serna estuvo decidido y siempre poniendo mucha voluntad. Con su primero, un novillo descastado y con algo de genio que apretó en el caballo, que tuvo recorrido pero muy poca transmisión. Serna se afanó en pegar muchos pases pero más con el corazón que con la cabeza. No era novillo para lucirse.
Se corrió turno por el percance de Aguado, y lidió un cuarto desclasado y sin fuelle. Serna anduvo pegando pases por ambos pitones pero sin que levantara pasiones ni emociones. Mato de una certera estocada y fue silenciada su labor. Algunos aplaudieron al novillo en el arrastre. 
Con el quinto, al que recibió en chiqueros, saludó de forma alegre con el capote. Se centró más con este novillo, que aunque le falto ritmo y clase, le dejo gustarse en series templadas con la derecha. Tuvo temple pero le faltó más acometividad y transmisión, y quizás algo más de ajuste del novillero con el del Parralejo. Buena estocada para cerrar su actuación. 
Saludaron en banderillas, Juan Carlos Alba, Antonio Ronquillo, Rafael González y Alvaro López "Azuquita".

Foto: Maestranza-Pagés
 
Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts with Thumbnails